_
_
_
_
Análisis:COYUNTURA INTERNACIONAL
Análisis
Exposición didáctica de ideas, conjeturas o hipótesis, a partir de unos hechos de actualidad comprobados —no necesariamente del día— que se reflejan en el propio texto. Excluye los juicios de valor y se aproxima más al género de opinión, pero se diferencia de él en que no juzga ni pronostica, sino que sólo formula hipótesis, ofrece explicaciones argumentadas y pone en relación datos dispersos

Basilea II, a revisión

El Comité de Supervisión Bancaria de Basilea viene trabajando desde 1999 en el desarrollo de un Nuevo Acuerdo de Capital, conocido como Basilea II, que sustituirá al anterior, corrigiendo su obsolescencia (el actual acuerdo data de 1988). El objetivo es aumentar la sensibilidad al riesgo en el proceso de cálculo de los recursos propios mínimos exigidos a las entidades bancarias, manteniendo en términos globales el actual nivel de exigencia de recursos propios, que se considera adecuado.

El nuevo acuerdo está muy avanzado y, aunque la propia industria bancaria ha colaborado en su elaboración mediante comentarios a los sucesivos textos publicados con este fin, siguen alzándose voces que critican fundamentalmente dos aspectos del acuerdo: su prociclicidad y su complejidad.

El nuevo acuerdo es la oportunidad para que las entidades mejoren su gestión del riesgo, que es la función básica de un sistema bancario

Cualquier sistema que pretenda ser sensible al nivel de riesgo tendrá necesariamente cierto carácter procíclico: en coyunturas desfavorables la reducción de la calidad crediticia de las contrapartes llevará aparejado un aumento de la exigencia de recursos propios y, por tanto, un endurecimiento de las condiciones crediticias. El empleo de provisiones estadísticas (como la que existe en España) y su consideración a efectos de cómputo de recursos propios puede ser una solución a este inconveniente.

Por otra parte, la complejidad del acuerdo ha tenido cierto efecto perverso: la atención se ha centrado mayoritariamente en las cuestiones relacionadas con los modelos estadísticos que se deben desarrollar para acceder al método basado en rating internos, dejando en un segundo plano cuestiones relacionadas con la calidad del proceso de gestión de riesgos y su vinculación al negocio.

Basilea II no es sólo el antecedente de un cambio normativo de grandes implicaciones en el sistema financiero internacional. Es también la oportunidad para que las entidades mejoren su gestión del riesgo, que es la función básica de un sistema bancario moderno. Esta mejora sólo se obtendrá, independientemente de la aplicación de técnicas más o menos sofisticadas, si la cultura de la gestión del riesgo cala en todos los estamentos bancarios, es decir, si la adaptación a los requisitos de Basilea II se realiza en cada entidad desde una perspectiva de negocio y, por tanto, con el poyo de las áreas comerciales.

Mónica Guarda y Enrique Sánchez del Villar son de Analistas Financieros Internacionales (Grupo Analistas).

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_