_
_
_
_

Denunciado un celador del Clínico por agresión sexual a dos pacientes de Psiquiatría

Oriol Güell

La dirección del hospital Clínico de Madrid apartó cautelarmente de su puesto de trabajo a un celador del servicio de Psiquiatría el pasado 12 de agosto tras recibir dos denuncias presentadas contra él por presuntas agresiones sexuales a dos pacientes, según explicaron fuentes del centro. Un portavoz del Clínico declaró, por su parte, que el hospital "nunca comenta expedientes abiertos, en el caso de que éstos existan, hasta que no se alcance una solución definitiva".

La dirección del Clínico ha puesto el caso en conocimiento de la Dirección General del Instituto Madrileño de la Salud (Imsalud) para que proceda a investigar los hechos. De forma provisional, y hasta que no se resuelva el caso, el celador, de unos 30 años, ha sido alejado de cualquier contacto con los pacientes y actualmente trabaja en la zona de almacenes del hospital, según han confirmado diversas fuentes del centro sanitario.

El Clínico tuvo conocimiento de la primera denuncia el pasado 31 de julio, cuando la queja fue presentada ante el servicio de Atención al Paciente. La víctima explicó que se había encontrado al celador de forma casual en la calle, fuera del hospital. Ambos se conocían porque él trabaja desde hace años en el servicio de Psiquiatría, el mismo en el que la mujer recibe tratamiento. "Según la demanda, él, tras preguntarle hacia dónde iba, se ofreció a llevarla en el coche", relató un trabajador del Clínico conocedor del caso. Una vez dentro del coche, según estas mismas fuentes, el celador se insinuó a la paciente, se bajó los pantalones para mostrarle sus órganos genitales y trató de tocarla. Ella rechazó la agresión y abandonó el vehículo.

Este diario no logró saber si, además de la queja ante el Servicio de Atención al Paciente, la afectada ha denunciado el incidente ante la policía o en un juzgado.

Ataque en la ducha

Sólo ocho días después de la primera denuncia, el 8 de agosto, la dirección del hospital tuvo conocimiento de otro incidente referente al mismo trabajador. En esta ocasión, sin embargo, el caso había ocurrido en el propio centro y la gerencia lo conoció a través de un informe de la Dirección de Enfermería. Según este escrito, una paciente ingresada en Psiquiatría estaba duchándose cuando el celador se introdujo en la ducha. Allí, el hombre empezó a manosearla en los pechos y otras partes del cuerpo. La paciente se resistió enérgicamente y el presunto agresor acabó huyendo del lugar.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La gerencia del Clínico se ha negado a proporcionar ningún detalle sobre las denuncias, así como de las medidas cautelares tomadas. Sin embargo, varias fuentes del centro sanitario han confirmado que el celador denunciado ya no ocupa su lugar habitual de trabajo. "Debe ser respetada hasta el final la presunción de inocencia del trabajador. Sin embargo, tampoco puede obviarse la coincidencia de dos denuncias similares y actuar enérgicamente para proteger a las pacientes", advirtieron estas fuentes.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Oriol Güell
Redactor de temas sanitarios, área a la que ha dedicado la mitad de los más de 20 años que lleva en EL PAÍS. También ha formado parte del equipo de investigación del diario y escribió con Luís Montes el libro ‘El caso Leganés’. Es licenciado en Ciencias Políticas por la Universidad Autónoma de Barcelona y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_