Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ARTE

David Byrne publica un libro-DVD hecho con el programa Powerpoint

El fundador de Talking Heads convierte el popular programa de Microsoft para presentaciones en una herramienta para el arte

Incluso una de las herramientas estrella del sistema corporativo y de la mercadotecnia como el programa para presentaciones puede convertirse en un medio artístico y generar un proyecto experimental y vanguardista.

El reto con el Powerpoint es de David Byrne. El artista, más conocido como fundador del grupo Talkings Heads y por su carrera musical en solitario (este mes sale a la venta su último disco, Lead Us Not Into Temptation, banda sonora de la película Young Adam), desarrolla desde hace 25 años una fructífera trayectoria en el campo de las artes visuales.

Durante más de un año Byrne utilizó el omnipresente Powerpoint como medio y contenido de obras artísticas. El resultado de sus experimentaciones está condensado en su más reciente proyecto, Envisioning Emotional Epistemological Information (Steidl and PaceMcGill Gallery, 2003), un libro de arte que recoge textos e imágenes de presentaciones realizadas con dicho programa.

El libro incluye un DVD, con cinco de las presentaciones audiovisuales contenidas en el libro acompañadas por otras tantas bandas sonoras originales. Desde hoy y hasta el día 17, una de ellas, The End of Reason, se proyectará en el espacio expositivo de la editorial Conde Nast en Times Square.

"Todo empezó hace un par de años cuando decidí basar la gira de presentación de mi ensayo seudoreligioso The New Sins en las típicas presentaciones empresariales. Para reforzar la sátira del contenido, nada mejor que el Powerpoint y un proyector, las herramientas que emplea cualquier viajante de comercio. Aunque simple y eficaz, el programa me pareció limitado y rígido como la mayoría de los software, un medio ejemplar de un mundo donde la conveniencia prevalece siempre sobre la calidad", explica Byrne.

A lo largo de un año su familiaridad con el Powerpoint fue aumentando hasta el punto de que el medio se convirtió en el contenido mismo de la obra.

Una parodia

"El proyecto empezó como una parodia de la iconografía del Powerpoint, pero pronto las piezas tomaron vida propia. Me di cuenta de que podía someter el programa a mis deseos y transformarlo en un agente artístico. Aquellos torbellinos de flechas, cada una de un color, concebidas para representar índices de crecimiento y porciones de mercado, se transformaron en símbolos de la confusión de la economía, la vida cotidiana y las relaciones personales", escribe Byrne, cuyas obras demuestran que también un programa símbolo de la cultura corporativa y de la uniformidad global puede transformarse en un medio de expresión creativa.

El título del proyecto es un guiño al libro de Edward Tufte Envisioning Information, que analiza las formas utilizadas a través de la historia para visualizar ingentes masas de datos. Al mismo tiempo es un anticipo del estilo de los textos del libro, en los que Byrne utiliza la ironía para plantear una reflexión sobre la forma en que el lenguaje puede alejarnos y alienarnos de las emociones.

Tufte, profesor de Ciencias Políticas, Ciencias Informáticas, Estadística y Diseño en la Universidad de Yale, es uno de los más encendidos críticos de este programa creado en 1984 y adquirido por Microsoft.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de septiembre de 2003