Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA NOTICIA EN LA RED

Los economistas critican la anulación de la 'web' de apuestas sobre actos terroristas

Desde 1988, la Universidad de Iowa desarrolla un mercado de valores de ideas con un nivel de aciertos superior al de las encuestas - EE UU renuncia a poner en marcha su bolsa de futuros conflictos bélicos

Los atentados del 11-S en Nueva York y Washington podían haberse evitado. Hubiera bastado con reunir las pequeñas piezas de información que las agencias de inteligencia tenían de aquí y de allá. Así lo cree DARPA, un organismo del Pentágono que en sus propias palabras se dedica a desarrollar "imaginativas, innovadoras y a menudo ideas de investigación de alto riesgo" con el fin de mejorar la seguridad.

Su último plan era el Mercado de Análisis Político (PAM), un mercado bursátil en el que que no se comprabaan (o vendían) acciones de George W. Bush o de Al Gore, sino la fecha o el lugar del próximo acto terrorista o golpe de Estado.

La idea no era original; pero sí el objetivo. Desde 1988 la Universidad de Iowa aplica este método para los pronóstico electorales, y con un nivel de acierto superior a las encuentas.

Cuando estaba a punto de ponerse en marcha esta bolsa de futuros terroristas, en julio, dos senadores demócratas se escandalizaron por esta iniciativa y el proyecto se abortó.

Matemáticos, expertos estadísticos, economistas y otros teóricos universitarios lamentan la cancelación del programa PAM que, dicen, es perfectamente válido para predecir actos terroristas y, por tanto, prevenirlos. El PAM se basaban en el comportamiento de los inversores bursátiles, los más informados y, además, los que reaccionan más rápidamente ante cualquier circunstancia anormal. El principio sagrado de estos mercados de futuros es que se miden mejor las palabras cuando hay dinero.

Los contrarios al PAM adujeron que un mercado bursátil como éste tendría el efecto contrario: en lugar de prevenir provocaría el terrorismo para ganarse un dinerillo o para despistar. Charles Polk no lo cree.

En 1994 Charles Polk fundó Net Exchange para desarrollar la tecnología del mercado de predicciones. Hoy es una herramienta muy común en las empresas farmacéuticas y en el sector público para hacer previsiones. Polk asegura que incluso si alguien intentara inclinar la balanza en un sentido, sería sospechosamente interesante.

"Hay sorprendentes evidencias de que el mercado bursátil predice los acontecimientos". La frase es del último premio Nobel de Economía, Vernon Smith. Al Nobel le parece ridículo el miedo a que el mercado de futuros se vaya de las manos. De entrada, por ejemplo, la bolsa electoral de la Universidad de Iowa nunca ha tenido más de 2.000 participantes. Las cantidades que se pueden ganar o perder nunca son importantes porque una apuesta suele costar cinco dólares.

Estos mercados de futuros de productos o de ideas van avalados por el éxito, y no sólo electoral. Estudios académicos demuestran, por ejemplo, que el mercado de futuros de la naranja prevé mejor la meteorología de Florida que los hombres del tiempo. El Hollywood Stock Exchange tiene el récord de acierto de los Oscar. En esta semana, los bonos de Angelina Jolie cotizan a la baja, mientras que suben como la espuma las acciones de Charlie y la fábrica de chocolate, cuento de Roald Dahl que rueda Tim Burton.

Robin Hanson, compañero de claustro del Nobel Verton Smith y acérrimo defensor del mercado de futuros para actos terroristas, se muestra sorprendido por no haber tenido la oportunidad de defenderse del ataque de los políticos. "Pregunte a cualquier economista del país sobre esta idea. Puede que no les guste, pero ninguno dirá que es una locura".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de septiembre de 2003