Andalucía suprimirá el impuesto de sucesiones a quienes hereden menos de 125.000 euros

El Ejecutivo andaluz pretende "favorecer la capacidad de ahorro de las clases medias"

El Gobierno andaluz, presidido por el socialista Manuel Chaves, tiene previsto suprimir parcialmente el impuesto de sucesiones. Los beneficiarios de esta medida, que entrará en vigor en 2004, deben cumplir varias condiciones: el total de la herencia debe ser inferior a 500.000 euros y cada heredero debe percibir menos de 125.000 euros, tiene que residir en Andalucía, ser pariente directo del fallecido y su patrimonio previo debe ser inferior a 402.678 euros. La Junta subrayó ayer que la medida "beneficia y favorece la capacidad de ahorro de las rentas medias" y "mantiene la tributación de los que más tienen".

Más información

Frente a la propuesta del Partido Popular de una supresión total de este impuesto, de carácter progresivo, el Gobierno autónomo ha optado por una fórmula "que discrimina a favor de las clases medias". Esta iniciativa será incluida en la Ley de Acompañamiento de los Presupuestos de la comunidad de 2004 y forma parte de un paquete de medidas que el Ejecutivo andaluz ha diseñado para el tramo final de la actual legislatura.

La Junta de Andalucía tiene previsto ingresar este año un total de 196 millones de euros por el impuesto de sucesiones, por los 141,5 millones que recaudó el año pasado. Los estudios que ha realizado la Junta establecen que el 90% de las herencias de la comunidad tienen una base imponible (valor de lo heredado) inferior a 125.000 euros (sobre un total aproximado de 130.000 expedientes). Y de ese 90%, se calcula que la mitad de los contribuyentes cumplirán todos los criterios requeridos para poder beneficiarse de la supresión. Si la cifra supera los 125.000 euros, tributará por todo. El impuesto es progresivo dependiendo de la cantidad. En España el tipo de gravamen llega hasta el 34%, aunque hay que considerar que para la obtención de la cuota tributaria, a la cuota íntegra se le aplican coeficientes multiplicadores en función del patrimonio preexistente que pueden elevarlo hasta el 41%. Navarra y País Vasco lo suprimieron y Cantabria y La Rioja tienen previsto hacerlo.

Los expedientes analizados por la Junta revelan que hay una media de 3,6 herederos en la comunidad y que el patrimonio tipo de la herencia asciende a 500.000 euros. En la actualidad, según el Gobierno autónomo, una persona que herede 125.000 euros tiene que pagar una cuota de 13.875 euros, un dinero que se ahorrará a partir de 2004 si cumple todos los criterios exigidos.

Estas condiciones son las siguientes:

- El patrimonio total de la herencia debe ser inferior a 500.000 euros.

- El heredero ha de ser pariente directo (cónyuge, hijos, adoptados y ascendientes). Las herencias entre hermanos no están incluidas.

- El beneficiario tiene que residir en Andalucía.

- El valor de lo heredado por persona ha de ser igual o inferior a 125.000 euros.

- El patrimonio preexistente del heredero no debe superar los 402.678 euros.

La consejera andaluza de Economía, Magdalena Álvarez, subrayó que esta iniciativa persigue favorecer a las rentas medias. "Es una medida progresista que apoya el ahorro y la inversión de la clase media y mantiene la tributación de los que tienen patrimonios más altos", destacó. Inicialmente, la Junta de Andalucía había previsto exonerar del pago del impuesto de sucesiones a las herencias con una base imponible inferior a los 90.000 euros (un anuncio que hizo Chaves en el debate de la comunidad celebrado en junio), pero finalmente ha decidido incrementar en 35.000 euros el margen para no tener que pagar el impuesto.

Deducciones en el IRPF

Asimismo, Álvarez anunció que, en la Ley de Acompañamiento, la Junta tiene previsto aprobar otras deducciones en el tramo del IRPF cedido a la comunidad. Así, las personas que tengan gastos derivados de la adopción internacional de hijos tendrán derecho a una deducción de 600 euros, una medida que se enmarca dentro del "apoyo a la familia" y de "fomento de la solidaridad con los pueblos más desfavorecidos". También tendrán deducciones las personas con discapacidad física o psíquica.

Los primeros estudios realizados por la Consejería de Economía establecen que estas medidas fiscales supondrán una merma de 35 millones de euros para las arcas autonómicas. La Asociación Andaluza de la Empresa Familiar aplaudió ayer esta medida. "Es un magnífico primer paso porque va en la dirección correcta de atender la especificidad fiscal de la empresa familiar", dijo el director general de esta asociación, Mario Carranza, informa Efe.

Carranza recordó que el pasado mes de julio su asociación presentó a la consejera de Economía una propuesta para mejorar el tratamiento fiscal de las empresas familiares, así como la elaboración de un censo de empresas familiares en Andalucía, que sería el primero de España, aunque todavía no está decidido nada al respecto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 09 de septiembre de 2003.

Lo más visto en...

Top 50