Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Camps exige a los socialistas que rechacen la 'eurorregión' para poder reformar el Estatuto

Ribó critica a Pla que supedite sus posiciones a "las histerias" y "manipulaciones" del PP

San Lorenzo del Escorial

Francisco Camps, presidente de la Generalitat, aseguró ayer en San Lorenzo del Escorial que los debates sobre "cuestiones esenciales" del modelo territorial constituyen "una pérdida de tiempo". Sin embargo, insistió en prolongar la polémica en torno al proyecto de eurorregión esbozado por el socialista catalán Pasqual Maragall y, pese a que el PSPV considera que la defensa de esta iniciativa del dirigente del PSC no es prioritaria, exigió a los socialistas valencianos que la "rechacen" expresamente antes de plantear la reforma del Estatuto de Autonomía de la Comunidad Valenciana.

Joan Ignasi Pla, secretario general del PSPV, ofreció el lunes una tregua en torno al modelo de eurorregión para aliviar el ambiente político ante la virulenta negativa del PP de la Comunidad Valenciana a plantear la cuestión. Pero el gesto de Pla no ha sido suficiente para detener la espiral. Camps exigió ayer una renuncia expresa a una propuesta que, dijo, entraña "un nuevo centralismo" y pone en riesgo la autonomía de la Comunidad Valenciana porque, añadió, "cualquier nueva instancia entre la comunidad autónoma y el Estado" se nutrirá en parte de competencias que ejerce en la actualidad la Generalitat.

Camps rechazó la tregua ofrecida por Pla minutos antes de dictar una conferencia en un curso de verano de la Universidad Complutense que gira en torno al 25 aniversario de la Constitución. El presidente de la Generalitat llegó a San Lorenzo del Escorial escoltado por Alejandro Font de Mora, consejero de Presidencia, y Juan Cotino, delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana.

Durante su alocución, Camps apuntó que "poner en cuestión el modelo territorial del Estado es un debate que no corresponde a la España actual". Según el presidente de la Generalitat "España ha crecido mucho y bien" durante los últimos 25 años "gracias a un modelo en el que todos nos sentimos esencialmente bien". Aseguró que "España es el país más descentralizado de Europa" y puso un ejemplo para sostener su aserto: "La Comunidad Valenciana es plena y absolutamente competente sobre el idioma valenciano, un rasgo esencial de nuestro hecho diferencial".

El presidente de la Generalitat reiteró la vigencia de la Constitución y el Estado de las Autonomías y apuntó que carece de sentido "poner en cuestión aspectos esenciales" del ordenamiento jurídico que afectan a "fibras muy sensibles".

Muy al contrario, Camps sorprendió a su escaso público cuando afirmó que tras el tránsito "desde un Estado muy centralizado al actual Estado de las Autonomías", desde las comunidades autónomas "deberíamos preguntarnos qué podemos hacer para fomentar un Estado potente que tenga más presencia, más poder en sus negociaciones ante la Unión Europea".

Y puso un segundo ejemplo preñado de simbolismo para sostener sus tesis esenciales: "La Constitución española garantiza las singularidades fiscales de ciertos territorios ante la Unión Europea cuando Bruselas tiende a la homogeneización".

El presidente de la Comunidad Valenciana sí asumió cualquier debate sobre "los mecanismos" de gestión de ciertas competencias para garantizar un mejor servicio a los ciudadanos. Si la política monetaria la dicta la Unión Europea o la gestión sanitaria corresponde a las comunidades autónomas, Camps sugirió que cabe discutir sobre las Administraciones mejor dotadas para ofrecer determinados servicios. Pero sólo para rechazar debates que "conducen a un callejón sin salida" y que pretenden negar vigencia a una Constitución que, concluyó, "tiene mucho futuro y está más viva que nunca".

En la réplica, el portavoz del Grupo Parlamentario Socialista de las Cortes Valencianas, Antoni Such lamentó que Camps no hubiese aprovechado la visita a Madrid "para equiparar la Comunidad Valenciana con el resto de las comunidades históricas". Por su parte, el portavoz de Esquerra Unida-L'Entesa en las Cortes Valencianas, Joan Ribó, criticó la decisión del Pla de abandonar la creación de una eurorregión como prioridad política y le pidió que "no supedite sus decisiones a las histerias de los populares" y "no caiga en ese tipo de trampas". "Si cada vez que el PP critica o manipula determinadas posiciones de los partidos que estamos en la oposición tuviéramos que cambiar de criterio y rectificar, valdría la pena que no saliéramos de casa y cediéramos los escaños y los lugares en las instituciones a la derecha", explicó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de septiembre de 2003