Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PRIMER DISCURSO DE RAJOY COMO LÍDER DEL PP | LA SUCESIÓN DE AZNAR

"Es mi voluntad mantener las políticas básicas del Gobierno"

Mariano Rajoy se estrenó ayer en su recién elegido cargo de sucesor de José María Aznar, para el que recibió el apoyo unánime de la Junta Directiva Nacional con la única excepción de un voto en blanco, con un discurso público de media hora. Lo que sigue es un resumen de los aspectos principales de su intervención:

"Hoy quiero hablaros de futuro. Estoy enormemente honrado de que hayáis confiado en mí para que os represente como candidato a la presidencia del Gobierno. Y más porque sé la grandeza, las renuncias, el señorío, el patriotismo y la elegancia que hay detrás de todo esto. Primero, del señor presidente. También de Javier, de Rodrigo y de Jaime. Muchísimas gracias.

Antes os decía que tengo innumerables defectos, pero también que soy una persona coherente y sin complejos. Y quiero decírselo también a la opinión pública. Y como quiero seguir siendo una persona coherente con lo que piensa y con lo que dice, es mi voluntad mantener las políticas básicas de los Gobiernos de los que, además, he formado parte. No tengo ningún problema para decirlo así, porque no soy ningún acomplejado ni tengo necesidad de reafirmarme ante nadie ni de inventarme diferencias ni matices. Y no me importan las disquisiciones que algunos puedan hacer. Me importa el interés de España y de los españoles, que creo que el presidente del Gobierno ha defendido muy bien.

"Estamos por la vigencia de la Constitución y de los Estatutos de Autonomía"

"Quiero decirle a la opinión pública que soy una persona coherente y sin complejos"

Me gustaría concretar alguna de esas afirmaciones":

TERRORISMO

"Mantener el pacto"

"Probablemente es el problema más importante de la sociedad española y, más concretamente, de la sociedad vasca. Que afecta a lo más trascendente, al ser humano, a su vida, a su libertad y a sus derechos individuales como persona, y que constituye por tanto el mayor peligro para nuestra democracia. Un problema del que, por desgracia, somos muy conocedores nosotros, y también los militantes de otros partidos y muchísimos españoles de toda condición y profesión.

Es mi voluntad no escatimar ningún esfuerzo en la lucha contra el terrorismo. Con dos principios básicos, como todos estos años.

Contra el terrorismo hay que hacer todo lo que se pueda sin más límite que los principios democráticos, la Constitución, el ordenamiento jurídico y la ley. Y la lucha contra el terrorismo no es sólo la lucha contra el que dispara una pistola o asesina. Es también la lucha contra quienes los jalean, financian, les proporcionan infraestructuras o le dan cobertura política.

Creo que la ilegalización de los grupos que algunos llaman el entorno de ETA y que son ETA ha sido un paso importante. Esos principios deben seguir siendo nuestra referencia.

De la misma manera, debemos seguir utilizando la vía policial, que tantos resultados ha dado hasta ahora, la vía de las reformas legales, como la Ley de Partidos o del cumplimiento íntegro de las penas, las que regulan la violencia callejera. Y también la vía internacional, donde se ha conseguido la implicación de la UE con importantes reformas que todos conocéis.

Es mi voluntad mantener también la vigencia del Pacto Antiterrorista. Todos cuantos quieran sumarse serán bien recibidos (...). Haremos el mayor esfuerzo para ayudar y respaldar a los grupos sociales que llevan tiempo dando la batalla contra el terror y que llevan a cabo una gigantesca tarea en defensa de las libertades".

ESTRUCTURA DEL ESTADO

"No hay razón para cambiar"

"En 1978, los españoles decidimos mirar hacia delante. Manifestamos nuestra voluntad de convivir juntos y en armonía. Nos dimos unas reglas de juego que se plasman en la Constitución española, y no nos ha ido mal; y ahora que se cumplen 25 años desde su aprobación, sobre todo, a los más jóvenes, que no tuvieron la oportunidad de vivirla. Esa Constitución era y es la de todos. No la de un partido o la de otro. Era y es el conjunto de reglas que nos dimos para convivir juntos. Y no es, evidentemente, intocable ni de imposible modificación. Pero con lo serio hay que ser serio y prudente. Y yo al menos hoy no veo razón alguna que aconseje una modificación. Y mucho menos un cambio sustancial.

Uno de los asuntos que más debate generó antes de la aprobación de la Constitución fue la de la organización territorial del Estado. Al final, una gran mayoría de partidos aprobó un nuevo modelo distinto del vigente hasta entonces. Un modelo que afirmaba la realidad de España, el país de Europa cuyos nacionales llevan más tiempo viviendo juntos, y estableció un sistema de descentralización política y administrativa que a lo largo de los años produjo un cambio como jamás se dio.

Gracias a esa Constitución, muchos españoles vieron reconocido lo que es una España plural, con sus lenguas y sus tradiciones. Todo eso se hizo mediante grandes acuerdos nacionales (...). Pues bien, ese modelo constitucional no se puede romper. No se puede jugar con él ni aprovechando la existencia de un fenómeno terrorista para romper el Estado, ni inventando fórmulas para resolver problemas de partido.

Nosotros estamos por la vigencia de la Constitución y de los Estatutos de autonomía aprobados en su día y nos gustaría que, al menos, quienes se supone que piensan como nosotros en ese tema actuaran en consecuencia, y digan que el modelo constitucional es una realidad estable que no precisa de ninguna reforma especial".

POLÍTICA ECONÓMICA

"Mantener el marco"

"La economía española ha mantenido un crecimiento muy razonable en una situación de recesión en algunas grandes economías europeas. El empleo ha continuado creciendo y el paro se ha reducido. Éste es un fenómeno muy novedoso para nuestro país. Contamos con cuatro millones más de empleos. Y más de 16,8 millones de afiliados a la Seguridad Social. Hemos logrado estos profundos cambios con una política basada en tres grandes ejes: la estabilidad presupuestaria, las reformas y la apertura económica. Por eso es tan importante mantener el marco que lo ha hecho posible".

POLÍTICA EXTERIOR

"Mantener relaciones con Estados Unidos"

"España, que ha sufrido las consecuencias del aislamiento y el proteccionismo, sabe bien las oportunidades que genera la apertura. Siempre que España se ha abierto ha salido ganando. Así sucedió en 1959, en 1986 con la Unión Europea, y de nuevo en 1998 con el euro. La UE se amplía y con ello ganamos todos. Hay una gran oportunidad si la aprovechamos bien.

El Gobierno del PP se ha esforzado en estos años en alcanzar un excelente nivel de relación con los EE UU que me gustaría mantener si el próximo mes de marzo los ciudadanos nos confían nuevamente la tarea de dirigir la política española. Tras los bárbaros atentados del 11 de septiembre del año 2001, el papel de vanguardia de España en la lucha contra el terrorismo es más apreciado en Estados Unidos. Nuestra firme actitud frente al desafío lanzado al mundo por Sadam Husein ha desencadenado una corriente de interés a favor de España en Estados Unidos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de septiembre de 2003