Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:CULTURA Y ESPECTÁCULOS

El jazz y el flamenco se unen en homenaje al gran Gali

Casi 50 artistas se reúnen el martes en Madrid para tocar en honor de José Antonio Galicia. El percusionista y compositor está en paro y sin ingresos a causa de una grave enfermedad

No hace falta investigar mucho para saber que José Antonio Galicia, El Gali (Madrid, 1950), es probablemente el percusionista más querido entre los flamencos y jazzistas que han tocado con él. Su talante experimentador e inquieto, su técnica poderosa y sutil, su capacidad camaleónica para adaptarse a todo tipo de músicas y estilos le han convertido en la impagable base rítmica de "monstruos tan grandes" como Tete Montoliú, Paco de Lucía, Enrique Morente, Carmen Linares, Pedro Iturralde, Manolo Sanlúcar, Johnny Griffin, Lou Bennet, Paquito D'Rivera o Don Cherry, entre muchos otros.

Pero más allá de la música está la vida, y en eso Gali es otro fenómeno que seduce con su simpatía y sus anécdotas inigualables. Una noche, tocando con Carmen Linares, le sonó el móvil en plena actuación, lo cogió con una mano y siguió tocando con la otra mientras hablaba. "¿Sí? ¡Qué salvaje soy!".

"Saco muchas cosas al escenario, pero no tengo los aparatos adecuados. Un día le dí fuerte a un disco, salió volando y toqué en el suelo"

Por todo esto no es raro el despliegue de afecto y solidaridad que está recibiendo El Gali ahora que pasa una mala racha. "Hace cuatro años me encontraron un tumor en el pulmón, me operaron y pasé dos años más o menos tranquilo. Pero ahora ha vuelto con más fuerza, y el tratamiento es tan fuerte que ya no puedo tocar".

La situación es apretada porque si no toca no ingresa, y tampoco ha reunido las cotizaciones suficientes para acceder a una pensión. "Ojalá esto sirva para que Hacienda se dé cuenta de que los músicos no somos arquitectos. Nosotros tocamos dos meses y pasamos tres sin ingresar; pero para ser autónomo hay que cotizar todos los meses, y muchas veces no llegamos a poder pagar".

Así que los flamencos y los jazzistas, reunidos por Jorge Pardo y Pedro Ruy Blas, van a darle el concierto homenaje ¡Va por ti, Gali! Será en el Patio Central del Conde Duque, el martes a las 20.30. Y actuarán, entre otros, Ketama, Cañizares, Carles Benavent, Carmen Linares, La Barbería del Sur, Enrique y Estrella Morente, Guadiana, Guillermo McGill, Hilario Camacho, Piraña, Joaquín Grilo, Jorge Pardo, Lola Greco, Luis Pastor, Pedro Iturralde, Pedro Ruy Blas, Ramón El Portugués, Rubem Dantas o Tino di Geraldo. Como presentadores, Natalia Dicenta, Juan C. Cifuentes, Juan Diego y Wyoming. Con las entradas casi agotadas, hay abierta una cuenta fila cero: 2013-1505-40- 0200166292.

Galicia ha ensayado un par de temas con su grupo, Camaleón, para agradecer a todos su ayuda. Ha perdido su mítica melena, pero no su alegría, aunque ahora recuerda mucho sus inicios "aporreando latas en Entrevías", y el gozo que vino después. "Empecé tocando con orquestas en los pueblos. Cargando y descargando el camión, te ponías como un toro. Luego tonteé con el rock, y enseguida empecé a buscar otros caminos. Cada vez que descubría algo, me metía a fondo. Primero, con Sergio Mendes, la música brasileña, los boleros; poco a poco, yendo a escuchar a Tete y a Iturralde, entré en el jazz. Luego conocí a Paco, Camarón y Morente y me enganché al flamenco. Estábamos locos por hacer cosas nuevas, por buscar otros colores, y pude empezar a componer con mucha libertad, perdiendo el respeto que tenía al principio, que tocaba una soleá y no me atrevía a meter mano. Un día hice un puente de jazz en medio y vi que iba de cine. La libertad funciona con todos los arroces".

Ese espíritu investigador llevó a Gali a lugares remotos. Se fue a la India "conduciendo un camión" y pasó un año tocando las tablas con un gurú: "La vida era barata, y cambiaba y vendía para comer. Es el país de la magia musical. El maestro me enseñó poco, pero todo muy bonitas".

Y así, de tocar con una batería normal, pasó a salir al escenario con una ferretería étnica: "Sí, me gusta colgar muchas cosas, pero no tengo los aparatos adecuados y por eso, un día, con Morente, le pegué fuerte a un plato y salió volando. Cuando por fin se paró y dejó de sonar, me tiré al suelo y seguí dándole con la baqueta hasta que acabó el tema".

Galicia ha grabado tres discos: Soy tu amigo, Tres en raya y Recuerdos de Carmen Amaya, y tiene otro, Camaleón, listo para salir a la calle. "Espero tener tiempo para dedicarme a que la gente conozca mejor mi música. Aunque el momento es tan bonito que no me importaría no volver a tocar: me conformo con escuchar".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 31 de agosto de 2003