Reportaje:VOLKSWAGEN NEW BEETLE 2.0 CABRIOLET | PRUEBA

Un capricho caro, pero bien hecho

La reencarnación moderna del escarabajo descubierto con la calidad de fabricación y las tecnologías actuales. El New Beetle Cabrio es un descapotable de cuatro plazas que conserva el espíritu y simpatía del original. Aporta una capota de lona bien resuelta, un comportamiento dinámico conseguido y un completo equipo de serie, sobre todo en seguridad. Sin embargo tiene unos precios elevados, desde 23.380 euros, que lo convierten en un capricho exclusivo y demasiado caro para lo que ofrece.

Una línea actualizada con acierto

Más información
Un 'cabrio' muy cómodo

El New Beetle Cabrio se presentó como coche-concepto en el Salón de Detroit (1994), pero ha tardado mucho en llegar al mercado: cuatro años más que la versión cerrada. La línea mantiene el estilo del primer escarabajo Cabrio de 1949, pero con un diseño más moderno que conserva todo su desparpajo y poder de seducción. Destacan las formas sólidas y abombadas del frontal y la zaga, que definen su personalidad, e incluye detalles exclusivos, como los intermitentes integrados en los retrovisores. Su gancho estético se completa con una voluminosa capota que se pliega en tres partes sobre el capó trasero y queda oculta bajo una tapa de lona inspirada también en el modelo original.

El resultado es un coche con mucho encanto que despierta la nostalgia y se desmarca de los demás descapotables, tanto de los modelos de dos plazas como de los polivalentes de cuatro. En realidad es una propuesta mixta muy completa que se sitúa a medio camino entre ellos y combina el carisma de los biplazas con el sentido práctico de los polivalentes.

Al margen de su poderío estético, lo mejor es el conjunto porque cuenta con un chasis muy bien reforzado que elimina las carencias de muchos descapotables en cuanto a falta de rigidez, ruidos parásitos y comportamiento dinámico. Así, el modelo de VW es uno de los cabrios más eficientes en su tamaño, y se nota en la calidad de rodadura, la sonoridad interior, la eficacia dinámica y el confort, que están a la altura de los modelos más exclusivos y mejor resueltos.

Boletín

Las mejores recomendaciones para viajar, cada semana en tu bandeja de entrada
RECÍBELAS

Desahogado por dentro

El interior es frío, pero ofrece una habitabilidad aceptable para el uso diario. Tiene dos buenas plazas delante y una banqueta para dos adultos atrás, aunque con unos respaldos rectos e incómodos que integran un sistema de seguridad con dos módulos que se despliegan en 0,25 segundos en caso de vuelco y protegen a los ocupantes. El maletero es pequeño y apenas hay donde dejar cosas: posavasos delante del cambio, guantera, bolsas pequeñas en las puertas y los respaldos, y dos huecos en los laterales de atrás.

Sólo dos motores

Conclusión

El New Beetle Cabrio es un coche de capricho que explota el carisma del modelo original con unos precios exagerados. Tiene una línea sugerente, un interior correcto con cuatro plazas y un buen equipo de serie. Destaca por su calidad de fabricación y aporta un comportamiento eficaz, seguro y confortable, que se paga.

Un diseño moderno con todo el carisma del modelo original y la capota de lona plegable sobre el capó trasero. Al no llevar pilar central detrás de las puertas, tiene imagen de Spider cuando se descapota.
Un diseño moderno con todo el carisma del modelo original y la capota de lona plegable sobre el capó trasero. Al no llevar pilar central detrás de las puertas, tiene imagen de Spider cuando se descapota.ENRIQUE BROOKING

AL DETALLE

- MEJOR EQUIPADO

El New Beetle Cabrio 2.0 tiene un precio excesivo, sobre todo para sus prestaciones. Sale más caro que la mayoría de las versiones básicas de los descapotables biplazas: cuesta 900 euros más que el Mazda MX-5 1.8 (146 CV) y es sólo 2.300 euros más económico que el Alfa Spider de 165 CV. Los dos ofrecen unas prestaciones superiores y una línea más deportiva, aunque sin las plazas de atrás, y con un equipo de seguridad inferior: sólo incluyen doble airbag y ABS, y no disponen del ESP.

El nuevo VW es también 2.300 euros más caro que el Astra Cabrio, que ofrece un equipo de serie similar: cuatro airbags, ABS, ESP, capota eléctrica y climatizador. Y la diferencia con el pequeño Peugeot 206 C-C sube a 7.300 euros, aunque el modelo francés no viene de serie con el ESP.

El New Beetle Cabrio aporta una imagen con gran carisma y personalidad, un interior con cierto sentido práctico y un equipamiento de serie muy completo. Pero el conjunto no justifica unos precios tan elevados.

- ATRACTIVO Y CON CUATRO PLAZAS

Con la capota de lona cerrada, el New Beetle Cabrio 2.0 tiene una imagen equilibrada, atractiva y con gran personalidad. El accionamiento es eléctrico y tarda 13 segundos en plegarse. Además se bajan todos los cristales para dejar el lateral completamente descubierto.

El diseño del salpicadero es simple, pero con los plásticos en dos tonos, y conserva el sabor del primer escarabajo cabrio, con un pequeño florero a la derecha del volante y unas formas suaves y redondeadas.

Las plazas traseras tienen unas medidas aprovechables que permiten alojar a dos adultos. Además, los asientos delanteros incluyen el sistema easy entry y basculan hacia delante sin perder la posición, dejando suficiente espacio para pasar atrás, incluso con la capota cerrada. En la zona posterior de los reposacabezas traseros van los módulos de seguridad, que se despliegan en caso de vuelco y, junto con el marco del parabrisas delantero, forman una jaula de seguridad que protege a todos los ocupantes.

El maletero es bastante justo, aunque en la media de los descapotables. Además, la capota se pliega sobre el capó y no resta espacio. Pero la boca es pequeña y dificulta las operaciones de carga.

Los pilotos circulares y las formas onduladas de las aletas y el capó definen la vista trasera del New Beetle Cabrio.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS