Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:ESPECIAL COCHES DE HIDRÓGENO

El futuro cercano de los coches de hidrógeno

Utilizan un combustible inagotable y no contaminan: sólo emiten vapor de agua por el escape. Los fabricantes de automóviles están desarrollando nuevas tecnologías para ofrecer vehículos de hidrógeno. Será difícil que lo logren antes del año 2015, pero los primeros Honda FCX ya circulan con normalidad en California. El gran desafío pendiente: reducir su coste, unos dos millones de euros.

Limpios, silenciosos y muy eficientes en el aprovechamiento de la energía. Los coches de hidrógeno son la solución del futuro para lograr que el automóvil alcance la compatibilidad ambiental necesaria para reducir sus emisiones a la atmósfera. Los principales fabricantes de automóviles llevan años realizando grandes inversiones para desarrollar las tecnologías que lo hagan posible. Y cada vez están más cerca de conseguirlo.

Prototipos por todo el mundo

Algunas marcas, como Honda, tienen ya versiones de calle circulando con normalidad en California. El modelo se llama FCX y es un coche aparentemente normal: tiene cuatro plazas, alcanza 150 km/h. en absoluto silencio y puede recorrer cerca de 300 kilómetros sin repostar. Toyota, Opel, Mercedes y BMW cuentan también con vehículos similares rodando en varios países y todos aprovechan las experiencias para perfeccionar sus productos.

La viabilidad técnica de los coches de hidrógeno está resuelta. Faltan por mejorar muchos aspectos clave: potencia, prestaciones, peso y tamaño del sistema que produce la electricidad... Pero, según Honda, su coche de hidrógeno es ya más eficiente a la hora de sacar partido al combustible que los modelos actuales de gasolina e incluso que los coches híbridos con dos motores, uno normal y otro eléctrico. El FCX aprovecha el 45% de la energía que produce con el hidrógeno para moverse, frente al 29% de un híbrido y el 18% de un vehículo de gasolina.

Cuestan dos millones de euros

En cambio, aún se está muy lejos de lograr fabricar en serie estos automóviles a unos precios suficientemente competitivos para convencer al gran público y alcanzar la rentabilidad comercial: hacer un coche de hidrógeno tiene de momento un coste estimado de unos dos millones de euros.

A pesar de estas cifras prohibitivas, la mayoría de los grandes grupos automovilísticos siguen adelante en el desarrollo de esta tecnología. Algunos han creado alianzas con fabricantes de baterías y de células de combustible. Otras marcas han unido esfuerzos para seguir investigando. Pero todos tienen un objetivo común: afinar los sistemas y reducir los costes.

Los desafíos pendientes

Aunque la mayoría de los expertos coinciden en que el hidrógeno será el combustible del futuro, hay todavía muchas barreras que se cruzan en el camino. Para Ben Knight, vicepresidente de Honda América de I+D, quedan grandes desafíos pendientes: "El primero es reducir los costes a una centésima parte, es decir, en un 99%, pero es probable que hasta 2010 no sepamos si será posible. Además hay que ampliar la autonomía de los 300 kilómetros de ahora hasta el doble como mínimo, y reducir el tamaño y aligerar el grupo motor y las células de combustible: pesan el triple que un motor de combustión interna y ocupan tres veces más espacio, lo que reduce las prestaciones y la habitabilidad frente a un coche normal. También hay que conseguir que el sistema pueda ponerse en marcha y funcione con normalidad con temperaturas ambiente de por lo menos 20 grados bajo cero, en vez de los cero grados de límite que tenemos ahora. Y, por último, hay que crear una buena red de producción y repostaje de hidrógeno".

Para Christoph Huss, director de ciencia de BMW, el último aspecto es también clave: "Trabajando conjuntamente lograremos acelerar las infraestructuras. Unificar el sistema de rep

ostaje es vital para los clientes".

Hidrógeno: limpieza relativa

Pero si el hidrógeno es un combustible limpio que sólo emite agua por el escape, para producirlo se consumen grandes recursos energéticos que en la mayoría de los casos contaminan. Y salvo que se utilicen energías limpias (solar, hidráulica, eólica, oceánica o geotérmica), lo que se limpia en los coches se puede ensuciar en las chimeneas de las centrales térmicas.

Afortunadamente, esta contradicción parece presentar soluciones viables. Islandia ya tiene un plan para convertirse en el primer productor mundial de hidrógeno aprovechando el calor de los géiseres que recorren su subsuelo. Y Honda abastece sus coches de hidrógeno en California con una planta de producción que ha instalado en sus oficinas centrales y que funciona con paneles solares.

LOS ÁNGELES, CIUDAD LABORATORIO

CON SEIS MILLONES de coches en su área metropolitana, la ciudad de Los Ángeles ha convertido la reducción de las emisiones de los automóviles en un objetivo prioritario: desde hace varias décadas, las normativas que se aplican en California sirven de referencia a las que se aprueban después en Estados Unidos y la Unión Europea.

Partiendo de estos antecedentes, la cultura automovilística y medioambiental está plenamente asumida por el gobierno de la ciudad. Así, los aparcamientos subterráneos del Consistorio reúnen más prototipos de energías alternativas que cualquier salón internacional: coches híbridos, de gas natural, de metanol y hasta de hidrógeno. Unos los ceden las marcas y otros son alquilados. El Ayuntamiento de Los Ángeles paga 500 dólares al mes por usar cinco Honda FCX.

La mentalidad ecológica ha llegado también a los políticos, que utilizan estos vehículos en sus desplazamientos. Como declaraba Brian Williams, teniente de alcalde de la ciudad: "Si conseguimos que dentro de 10 años una cuarta parte de los seis millones de coches que circulan por nuestras calles sean de hidrógeno habremos logrado una importante reducción de las emisiones que mejorará la calidad de vida de la ciudad". Y en eso están.Para empezar ya han tomado medidas que buscan incentivar las ventas de los modelos más limpios, como la reducción de impuestos o la autorización a los coches híbridos para utilizar los carriles de transporte público.

EL CALENDARIO DE LOS COCHES LIMPIOS

LOS MOTORES ACTUALES de gasolina y gasóleo tienen todavía una larga vida por delante, al menos hasta el año 2020, según la mayoría de los expertos. Pero pronto empezarán a convivir con modelos de mecánica híbrida y más tarde con los de hidrógeno. Éste es el calendario estimado de implantación de los coches con energías alternativas.

- COCHES HÍBRIDOS: 2003-2010

Son el paso intermedio y poco a poco irán ganando mercado. Utilizan un motor convencional que mueve el coche y carga las baterías para alimentar un segundo motor eléctrico que sirve de ayuda y no contamina. Toyota acaba de lanzar la segunda generación del Prius (en la imagen) tras superar las 100.000 unidades con la primera. Y Honda espera vender 40.000 Civic Hybrid al año sólo en Estados Unidos. Los dos cuestan algo más que un coche normal, y pronto llegarán otras propuestas.

- GAS NATURAL (GNC): 2003-2010

Se utilizarán cada vez más en el transporte público y en las flotas de empresas con estaciones de repostaje propias. Contaminan menos que los de gasolina y gasóleo, y ya ruedan en muchas ciudades. Honda confía en vender pronto 20.000 al año en EE UU.

COCHES DE HIDRÓGEN0: 2010-2015

Algunas marcas han anunciado su llegada para los próximos años, pero hasta 2010 no se sabrá si se podrán fabricar a precios competitivos. Después habrá que esperar de tres a cinco años más para que lleguen al mercado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de agosto de 2003

Más información