Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LOS EFECTOS DE LA OLA DE CALOR

El Gobierno moviliza al Ejército para frenar el avance del fuego en Extremadura

Los incendios forestales obligan a evacuar a un millar de personas en varias comunidades

La extensión de los incendios por toda España debido a las altas temperaturas obligó ayer a evacuar a alrededor de un millar de personas de la proximidad de las llamas, la mayor parte de ellas en Extremadura, donde la zona más afectada es la de Valencia de Alcántara (Cáceres). El Ministerio de Defensa dispuso efectivos de los Ejércitos de Tierra y del Aire para colaborar en la extinción de los tres incendios activos en esta comunidad. Todavía ayer permanecían activos los frentes de fuego de Saceruela (Ciudad Real), donde se han quemado 7.000 hectáreas, y Almonaster (Huelva).

Unas 600 personas fueron evacuadas desde la tarde del sábado en Extremadura a causa de los incendios forestales que este fin de semana sufre la región, según fuentes del gobierno extremeño. La zona más afectada por la situación es la de Valencia de Alcántara (Cáceres), donde más de 300 personas de cortijos, casas rurales y pequeñas poblaciones se vieron obligadas ayer a dejar sus hogares ante la cercanía del fuego.

El gabinete de crisis constituido en la noche del sábado por el Gobierno central y la Junta de Extremadura amplió el número de efectivos que luchan contra el fuego y ha declarado la situación de "alarma nivel dos". El Ministerio de Defensa colaboraba en las labores de extinción con unos 40 militares, cuatro hidroaviones y un helicóptero.

La carretera que une Valencia de Alcántara con la localidades las pacenses de San Vicente de Alcántara y Alburquerque tuvo que ser cortada al tráfico por el incendio. Hasta el corte de la carretera, los evacuados estaban siendo trasladados hasta el polideportivo de Alburquerque, donde las autoridades municipales habían habilitado un albergue para acogerlos. Medio centenar de personas fueron acogidas en este polideportivo y otro medio centenar se encuentran en el asilo de Valencia de Alcántara, aunque las personas que tuvieron que huir del fuego fueron muchas más.

También se vieron obligados ayer a abandonar sus casas más de 200 vecinos de la localidad cacereña de Grimaldo, pedanía dependiente de Cañaveral, que fueron evacuados ante la cercanía del incendio que afectó a los términos de Mirabel y Casas de Millán. En esa zona permanecían retenidos más de 20 autobuses por si hubiese que trasladar con urgencia a los vecinos de Casas de Millán, algo que se temió ayer cuando el fuego se situó a menos de un kilómetro.

Olivos en llamas

En Castilla-La Mancha, el incendio forestal que se declaró en la tarde del sábado en Saceruela, (Ciudad Real), y que ayer tarde aún permanecía activo, afectó a cerca de 7.000 hectáreas de terreno. El fuego afectó a una zona de olivar de entre 2.000 y 3.000 árboles que estaban siendo pasto de las llamas, y a varias fincas destinadas a la caza.

El incendio obligó a desalojar a un centenar de habitantes de la cercana pedanía de Gargantiel y estaba en alerta el municipio de Fontanosas, de 500 habitantes.Los vecinos estuvieron toda la noche sacando a sus animales de las inmediaciones de las fincas afectadas, que además son Zona de Especial Protección de Aves (ZEPA).

El alcalde de Saceruela, Germán Díaz, calificó como "desastre ecológico" el incendio e indicó que la Sierra de los Canalizos, una de las afectadas, es una de las principales reservas de buitre negro de Europa, y en donde se encuentran especies también amenazadas y en peligro de extinción como el águila imperial y la cigüeña negra.

El incendio declarado anteayer en Buendía (Cuenca), que poco después se extendió hasta la provincia de Guadalajara y obligó a evacuar la urbanización "Nueva Sierra de Madrid", quedó totalmente controlado, aunque se mantenían efectivos para prevenir una posible reactivación. En la tarde de ayer tarde se mantenía cerrado el acceso a la urbanización, y los vecinos no podían acceder todavía a sus viviendas, tanto porque aún permanecen efectivos trabajando en la zona como por las altas temperaturas que acumula el entorno.

En Andalucía, el incendio forestal que afecta desde el pasado viernes a Almonaster la Real (Huelva) es el más grande de los que se han registrado en la comunidad este verano tras arrasar 1.264 hectáreas y es el único activo en estos momentos en suelo andaluz. Por el momento, las llamas se encuentran alejadas de zonas habitadas, así como de las principales áreas del Parque Natural de la Sierra de Aracena y Picos de Aroche, aunque algunos focos han llegado a los límites del parque.

En Cataluña, los bomberos de la Generalitat controlaron hacia las 18.40 horas el incendio declarado en una zona de matojos, en el término municipal de Les Llosses (Girona), que ha quemado aproximadamente un total de 2,5 hectáreas. El incendio declarado hacia las 17.00 horas en una zona de pinos de la urbanización Can Carrera, de la localidad de Calella de la Costa (Barcelona) se encontraba en vías de ser controlado. En la extinción trabajaban un total de 12 vehículos terrestres y 3 medios aéreos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 4 de agosto de 2003