Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gallardón trasladará la alcaldía a Cibeles a principios de 2004

El alcalde y parte de su equipo se trasladarán a la plaza de Cibeles a principios de 2004

El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, y el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, firmaron ayer el convenio por el cual el Gobierno central cede a la ciudad el palacio de Correos y Telégrafos, en la plaza de Cibeles, y se queda, a cambio, el edificio de las Cariátides, en la calle de Alcalá, y al menos otros tres inmuebles de titularidad municipal. Ruiz-Gallardón quiere trasladar su despacho y varias concejalías a Cibeles a principios de 2004. En la Casa de la Villa, actual sede del Ayuntamiento, quedarán los grupos políticos y el pleno municipal. ¿Por qué tanto cambio? Porque el alcalde cree que el "noble" pero vetusto edificio de la Casa de la Villa "ya no representa al Madrid del siglo XXI".

Ruiz-Gallardón ya anunció varias veces durante la campaña electoral del pasado mayo que, si llegaba a ser alcalde, lucharía por trasladar la sede del Ayuntamiento al Palacio de Correos y Telégrafos, un edificio de 1904, obra de Antonio Palacios y Julián Otamendi, que le parece "emblemático, representativo y perfecto" para acoger las dependencias municipales, a pesar de que, según confesó él mismo, nunca lo ha visto por dentro.

Ahora ha conseguido su sueño: el edificio de la plaza de Cibeles, conocido popularmente como Nuestra Señora de las Comunicaciones por su apariencia catedralicia, albergará -en un plazo probable de "cuatro o cinco meses" y máximo de año y medio, según el convenio firmado ayer- la alcaldía de Madrid, la vicealcaldía y sus tres concejalías dependientes, la Concejalía de las Artes y el gabinete de prensa del regidor.

Correos se reserva, eso sí, un espacio de 2.200 metros cuadrados (de un total de 53.535) en el interior del palacio, para mantener allí la unidad de apartados postales y una oficina de atención al público, a las que se accedería por la calle de Montalbán. Ésa es la primera condición que ha puesto el Gobierno para aprobar la transacción. Pero, además, Hacienda recibirá del Ayuntamiento un inmueble "céntrico" de 3.000 metros cuadrados que acogerá el Museo Postal; un edificio de 600 metros cuadrados -o dos de 300 metros- para las unidades de reparto urgente y un solar (u otro inmueble) para reubicar los servicios del Ministerio de Ciencia y Tecnología que ahora estaban en Cibeles.

Las Cariátides

Pero, sobre todo, el Ayuntamiento se compromete a ceder al ministerio el edificio llamado de las Cariátides, en la esquina de las calles de Alcalá y Barquillo. Ese inmueble, construido también por Palacios entre 1910 y 1918, suma 15.234 metros cuadrados edificados en 10 plantas, dos de ellas bajo tierra. Fue adquirido por el municipio al Santander Central Hispano el año pasado por 90 millones de euros en suelo, y ahora albergará las dependencias del Tribunal Constitucional, cuya actual sede, en la calle de Domenico Scarlatti, se ha quedado pequeña.

Además, si Ruiz-Gallardón opta por ceder un solar edificable, y no un edificio, al Ministerio de Ciencia y Tecnología para que reubique sus servicios, tendrá que pagarle un alquiler en otro lugar de la ciudad hasta que el nuevo inmueble esté construido. El concejal de Hacienda, Juan Bravo, afirmó que dicho alquiler será por un máximo de tres años y costará en total al Ayuntamiento "no más de 18 millones de euros". En cualquier caso, saldría más barato que ceder un inmueble ya construido, por lo que la fórmula del solar aparece como la más probable.

Salvo el de las Cariátides, los edificios que el Ayuntamiento se compromete a ceder a Hacienda no existen aún sobre el plano, o al menos ayer nadie quiso ponerles nombre. Bravo argumentó que, aunque los trámites para el traslado de la alcaldía a Cibeles comenzarán casi inmediatamente, en septiembre, y podrían estar concluidos en enero de 2004, la ubicación y características de los inmuebles que el municipio cederá a cambio "se determinarán en el futuro, en los próximos meses".

El concejal tampoco quiso precisar qué parte gana más con la operación, en valor económico de los edificios o en metros cuadrados cedidos. "El criterio no ha sido económico, y, por tanto, el convenio no recoge una equivalencia económica", explicó. Antes de ocuparlo, el alcalde acometerá una "remodelación" del Palacio de Correos para adaptarlo a las necesidades municipales.

"El Ayuntamiento tiene la obligación de identificar a los ciudadanos y situarse a la vanguardia del pueblo madrileño. Hoy, la Casa de la Villa ya no responde a esa identificación", afirmó Ruiz-Gallardón para justificar la firma del convenio, antes de prometer que la nueva sede municipal será "un espacio abierto a los ciudadanos, a la cultura y a todo aquel que tenga algo que decir". "Ni los políticos ni los funcionarios seremos los protagonistas", aseguró.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 31 de julio de 2003