Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas tilda de partidistas a los intelectuales que criticaron sus insultos a Maragall

Al conseller en cap le ha disgustado profundamente que, después de pedir perdón a Pasqual Maragall por afirmar que sufría "deliriums tremens" y "diarrea mental", una treintena de artistas e intelectuales le recriminara en público sus insultos al candidato socialista. Artur Mas envió ayer una carta personal a todos ellos en la que les reprocha que "aprovechen el error" para que el Partit dels Socialistes (PSC) "saque provecho electoral".

En la misiva, Mas reitera que la expresión que utilizó fue "claramente un error, injusto, alejado de la realidad y claramente ofensivo". "La utilicé en su sentido más coloquial" y "no literal", y pese a asegurar que se le "sobreinterpretó", recuerda que se disculpó a las 24 horas durante un acto oficial en Montevideo, añade en la carta.

Sin embargo, y tal como resalta el conseller en cap, "si después de una disculpa tan rotunda se insiste una y otra vez en que me dedico a insultar, he de suponer que se intenta aprovechar un error, rápidamente corregido, para sacar un provecho electoral", lo que entiende que ha sido "inspirado" desde el PSC. "No me sorprende nada", agrega Mas, quien dice estar ya "acostumbrado", pese a que explica en referencia a este caso: "Imagino que no debe de ser su propósito, hecho que me hace suponer que usted no debía estar enterado de mis disculpas cuando firmó el manifiesto".

Injurias contra CiU

En un "ruego final", Mas recuerda a estas personas de "larga trayectoria ciudadana" que "diferentes dirigentes de CiU han sido objeto de menosprecio e insultos por parte de altos responsables del partido que preside el señor Maragall". En este sentido, asegura: "Recientemente, él mismo nos tildó de caciques, de corruptos y de llevar a cabo políticas basadas en la pureza de la sangre; una expresión que, cogida en su literalidad, significa políticas basadas en el nazismo".

El candidato nacionalista califica de "curioso" que "a los que se disculpan se les trate con tanta severidad y a los que nunca se disculpan se les trate con tanta indulgencia". "Sería muy reconfortante que su valorada y apreciada opinión se dejase oír en las numerosas ocasiones en las que los afectados son -y somos- otros", concluye en su escrito.

El manifiesto en solidaridad con Maragall, titulado Contra la injuria, fue firmado, entre otros, por Oriol Bohigas, Manuel Castells, Santiago Dexeus, Fabià Estapé, Eduardo Mendoza, Antoni Ros Marbà, Joan Manuel Serrat, Marina Rosell, Josep Maria Castellet, Jordi Coca, Jordi Herralde, Xavier Folch y Pere Portabella.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de julio de 2003