Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El alumnado de origen extranjero aumenta un 34% en el último año

La mitad de las 1.500 plazas ofertadas en aulas de enlace para inmigrantes quedaron vacías

El mestizaje en la escuela madrileña es imparable. El alumnado de origen extranjero matriculado en los tramos de educación obligatoria (de 6 a 16 años) ha aumentado un 34% en el último año. En este curso han sido 67.000 los hijos de inmigrantes escolarizados en la región, frente a los 50.000 del ejercicio 2001-2002. Siete de cada diez acuden a centros públicos, y el resto a concertados (privados pero subvencionados por la Comunidad), según la Consejería de Educación.

Buena parte de estos chavales tienen dificultades con el idioma cuando acuden por primera vez a clase. Para salvar esas barreras lingüísticas, Educación puso en marcha en enero una serie de aulas, denominadas de enlace, para que los niños extranjeros de 8 a 16 años que no sepan castellano lo aprendan antes de incorporarse a las clases normalizadas. El ingreso en esas aulas es voluntario (los padres deben estar de acuerdo), y en ellas los chicos sólo pueden permanecer un máximo de seis meses, durante los cuáles comparten asignaturas como gimnasia, música o educación plástica con el resto de los escolares.

El año pasado se habilitaron 132 aulas de enlace con 1.500 plazas, de las que sólo se cubrieron 817. La directora de Promoción Educativa de la Comunidad, María Antonia Casanova, explica que la mitad de las plazas quedaron vacantes porque la mayoría de los nuevos escolares extranjeros que se incorporan a los colegios madrileños son ecuatorianos, y, por tanto, no necesitan aprender castellano.

La mayoría de los alumnos atendidos este curso procedía de Marruecos (240), China (170), Rumania (157) y Bulgaria (43), y su edad media era de 13 años.

Desfase educativo

"Estas aulas también iban destinadas a chicos inmigrantes que se escolarizan con un gran desfase educativo, pero en esos casos se está tendiendo a reforzarles desde los propios centros donde están matriculados a través del profesorado de compensatoria", asegura, y añade que lo que se pretende es evitar que los chavales tengan que enfrentarse a una doble adaptación, primero al aula de enlace y luego a la normalizada.

En el próximo curso habrá 150 aulas de enlace, 18 más que en el pasado. Casanova explica que se aumentarán las destinadas a alumnos de secundaria, que pasan de 67 a 73, ya que el año pasado fueron las más demandadas, en detrimento de las de primaria (había 65 y quedarán 60). También se crea una nueva aula en Colmenar Viejo, que carecía de ellas. "No hemos cerrado ninguna de las aulas abiertas el año pasado aunque atendieran sólo a tres o cuatro escolares porque todos los informes recibidos sobre ellas han sido muy satisfactorios", concluye Casanova.

Madrid capital, donde residen tres cuartas partes de los más de 600.000 inmigrantes que viven en la región, es la que contará con más aulas de enlace (82), seguida de la zona sur (25); este (13); norte (7), y oeste (6). Algo más de la mitad están en centros públicos. De ellas se encargarán más de 200 profesores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de julio de 2003