El jefe del Gobierno de Hong Kong rechaza dimitir

Agencias

El jefe del Ejecutivo de la Región Administrativa Especial de Hong Kong, Tung Chee-hwa, afirmó ayer que no tiene intención de dimitir a pesar de la renuncia, el miércoles, de dos de sus más estrechos colaboradores y de que cada día sean más las voces que exigen su dimisión. Según Tung, en estos momentos "críticos" -Hong Kong vive su crisis más grave desde la retrocesión a China en julio de 1997- su abandono supondría "una irresponsabilidad".

En una conferencia de prensa convocada en el último minuto, Tung explicó que la antigua colonia británica atraviesa por "un momento difícil", en el que precisa "estabilidad política y social", para hacer frente a la necesaria "reestructuración económica". "Tengo que permanecer firmemente en mi cargo para llevar a Hong Kong hacia un futuro mejor", explicó el dirigente, quien mañana viajará a Pekín para analizar con el Gobierno central la situación. Mientras, en la calle, cientos de personas volvían a pedir su dimisión.

Tung, fuertemente criticado por su gestión de la economía y de la epidemia de neumonía atípica, logró aunar contra él a buena parte de los siete millones de hongkoneses por su intento de imponer una controvertida ley de seguridad, que, de aprobarse, restringiría notablemente las libertades civiles. El pasado 1 de julio, medio millón de personas se manifestaron contra el Gobierno y obligaron al Parlamento a aplazar el debate sobre esa ley. El miércoles dimitieron los dos ministros más importantes y más impopulares del Gobierno de Tung: la de Seguridad, Regina Ip, y el de Finanzas, Antony Leung.

La dimisión de dos ministros no es bastante, "sólo la salida de Tung puede dar una nueva esperanza a Hong Kong", declaró la diputada Emily Lau.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 17 de julio de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50