Ripoll toma posesión en la Diputación de Alicante

El ex vicepresidente del Consell asume la presidencia de la Diputación de Alicante

Joaquín Ripoll, ex vicepresidente de Consell, del Partido Popular, fue designado ayer presidente de la Diputación de Alicante por una un cómoda mayoría de 18 votos frente a 13. Su experiencia autonómica -ocho años en el Consell- rezumó en su discurso, alejado del provincialismo que destiló su antecersor, Julio de España. Ripoll apuesta por fomentar la vocación de Comunidad Valenciana de Alicante sin perder señas de identidad. Y, en consonancia con el nuevo Consell, parece alejarse de los grandes proyectos para acercarse más al ciudanano.

Tras tomar posesión de su cargo, Joaquín Ripoll se apresuró a lanzar un compromiso con "todos" los municipios de la provincia. "Ésta quiere ser una presidencia de todos", dijo en un discurso leído plagado de refencias al "interés general" y al "bien común". El nuevo presidente, de 45 años, anunció su intención de visitar los 141 municipios y las tres entidades locales menores de la provincia durante los primeros meses de su mandato.

De su discurso se desprendió que el cambio en la gestión y en la forma de entender la institución provincial será radical. Ripoll se ha declarado un convencido defensor del Estado de las Autonomías. Y tras permanecer ocho años en en el Consell, su visión provincial es radicalmente opuesta a la de su antecesor, el actual presidente de las Cortes Valencianas, Julio de España.

El currículo público de Julio de España cuando en 1995 accedió a la presidencia de la Diputación se limitaba a cuatro años como concejal de la oposición en el Ayuntamiento de Alicante. A Joaquín Ripoll, por ejemplo, nunca se le ocurriría encargar un himno provincial. "En ese interés general y en ese bien común no olvido tampoco un proyecto autonómico donde Alicante tiene mucho que dar y que recibir. Dos caras de la misma moneda", enfatizó Ripoll en otro episodio de su discurso.

"Mi experiencia política me enseña que al día de hoy nadie puede aspirar a viajar en solitario en una realidad económica, social y política cada vez más interdependiente", dijo una de sus referencias a la nueva etapa de la institución provincia. Delante de Eduardo Zaplana y en consonancia con el nuevo Consell, Ripoll puso un pero a los "importantísimos" grandes proyectos que impulsó el anterior Gobierno autonómico -Terra Mítica y la Ciudad de la Luz en Alicante- "Pero", dijo, Ripoll, "mi compromiso con la cultura va encaminado directamente al corazón de nuestra sociedad: al ciudadano en su medio de vida cotidiano". Para eso propuso la creación de una trama de infraestructuras culturales que "alcance a todos los pueblos de Alicante".

La defensa del Plan Hidrológico Nacional (PHN) fue el apartado más prolijo de su discurso. Será, dijo, una de sus principales prioridades durante el mandato. "Si algo ha demostrado con claridad la voluntad popular en las elecciones ha sido que se sitúa al lado de la ejecución del PHN, y lo ha hecho haciendo crecer la representación del partido que lo ha defendido y defenderá hasta el final", dijo, antes de llamar a los grupos de la nueva Corporación para que apoyen la ejecución de ese plan "lejos de posturas puramente partidistas". la Otras de sus prioridades, anunció, serán el "impulso" de la Institución Ferial Alicantina (IFA) y el fomento del empleo y la cultura, con la creación de una trama de infraestructuras culturales en toda la provincia, y el fortalecimiento del "espacio de investigación tecnológica"

Citó "importantes" objetivos por culminar: Autovía Central y Camino de Castilla, aeropuerto de L'Altet, Puerto de Alicante, red ferroviaria y alta velocidad y recursos energéticos. Sobre el degradado río Segura aseguró que su solución culmina con la entrada de más agua a su cauce proveniente del Ebro. "Asé de claro y meridiano es el asunto", subrayó.

El nuevo presidente provincial reclamó, en tono conciliador, "un cambio del discurso político" que "no perciba ni reconozca enemigos donde podría encontrar aliados", y anunció su compromiso de realizar un discurso "alejado de la crispación" y basado en la "tolerancia". Se refirió también en su discurso a otros "retos sociales", como el de la inmigración, en el que "debemos estar a la altura de toda sociedad democrática y justa". Inmigración no sólo de mano de obra, añadió, sino también de residentes europeos "que quieren compartir su futuro con nosotros".

¿A dónde van los diputados rebeldes?

¿A dónde van los diputados rebeldes? Esa fue la pregunta que ayer se hicieron políticos, periodistas y muchos de los invitados a la sesión de constitución de la nueva Corporación Provincial de Alicante. Cuando terminó la sesión aún no había respuesta. Ni la habrá, probablemente, hasta que se agote el plazo legal de cinco días para que los grupos políticos se constituyan.

Los cinco diputados expulsados del PSPV -cuatro de L"Alacantí y uno de la Vega Baja- por romper la disciplina del partido en la elección de representantes para la Corporación Provincial, votaron a favor del candidato socialista, Antonio Amorós, que obtuvo trece votos frente a los 18 de Joaquín Ripoll.

María Teresa Carbonell, José Antonio Mourisco, Javier Miralles y Loreto Martínez, y José Luis González han expresado su deseo de integrarse como independientes en el grupo socialista. Pero la dirección del partido y el resto de diputados socialistas apuestan por desplazar a los rebeldes al grupo mixto. Tras la constitución de la Corporación provincial se abre una plazo de cinco días para formar los grupos políticos. El PP cree los diputados rebeldes socialistas formarán el grupo mixto. La alcaldesa de Mutxamel y portavoz del grupo de diputados críticos, Asunción Llorens, aseguró que hoy pedirán al portavoz de los socialistas en la Diputación y a la Ejecutiva Federal del partido su integración dentro del grupo socialista. "Espero y deseo que nuestra propuesta sea aceptada", señaló Llorens. Estos diputados han presentado un recurso ante la Comisión de Ética de la Ejecutiva Federal del PSOE contra la resolución de su expulsión.

A la sesión de Constitución de la nueva Corporación asistieron el presidente del PSPV-PSOE, Juan Pascual Azorín y Antonio Such, de la ejecutiva nacional del PSPV. Azorín rechazó la integración de los diputados expedientados en el grupo socialista. "El grupo empezará a funcionar a partir de mañana [por hoy] con sus ocho diputados". Esa decisión, dijo, " ya está tomada y los compañeros que tomaron una decisión en contra de la decisión del partido sabían cuales eran las consecuencias", afirmó Azorín, quien insistió en que "el grupo socialista en la Diputación alicantina estará integrado por ocho miembros". "Ellos -en referencia a los diputados expulsados- pueden pedir lo que quieran, pero la dirección del partido y su secretario ya ha tomado una decisión, que no va a cambiar ni un ápice".

Así las cosas en el PSPV, los dirigentes populares, entre ellos Eduardo Zaplana, ponían el dedo en la llaga: "Los socialistas están rotos y desarbolados".

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 14 de julio de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50