Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mark Lewis indaga en la naturaleza de las imagenes que rodean la vida cotidiana

El artista canadiense expone en Bilbao siete proyecciones y una serie de fotografías

Planos fijos, movimientos de cámara circulares o angulaciones imposibles que retratan aeropuertos, barrios suburbiales y centrales eólicas. El artista canadiense Mark Lewis se sirve de estos elementos en su indagación de la naturaleza de las imágenes que nos rodean en la vida cotidiana. La Sala Rekalde de Bilbao ofrece, hasta el 28 de septiembre, una retrospectiva con sus recientes creaciones, que incluye siete proyecciones y 21 fotografías.

Una cámara enfoca en un plano fijo la pista del aeropuerto de Toronto a través de una ventana. Los aviones despegan y aterrizan. Los vehículos que acarrean las maletas entran y salen de la imagen. No pasa nada especial en los 11 minutos que dura la proyección. Es Airport, la obra del canadiense afincado en Londres Mark Lewis que, desde la pared frontal de la sala (Alameda de Rekalde, 30), da la bienvenida a los visitantes. "No ocurre nada: el espectador puede dar una vuelta por la exposición y volver a ella. No hay nada que perderse", explica el autor.

Es una de las siete piezas que la sala ha reunido en La distancia reencontrada, una retrospectiva de lo más destacado de cuatro años de trabajo de un artista que enfoca con su cámara elementos de la vida cotidiana en los que cualquiera posa habitualmente la mirada sin detenerla. Una calle de Londres, una galería de arte vacía, el parque natural de Algonquin en Canadá son algunos de los escenarios de la muestra. "Se trata de volver a mirar lo que ya conocemos", señala Chus Martínez, comisaria de la exposición.

Mark Lewis, de 46 años, tímido y modesto, acerca al espectador a lo conocido filmándolo igual que se rueda una película convencional. Concebidas en formato de cine (35 mm.) y transferidas después a DVD, sus producciones emplean actores profesionales e iluminación artificial. El resultado, sin embargo, tiene la apariencia de la realidad. Lewis, además, elimina el drama de la ecuación fílmica: "De este modo, el espectador no se ve atrapado, como en el cine, por la historia, se siente libre para colocarse delante de la obra y rehacerla como si fuera él mismo el creador".

Trabajo previo

En otra de las piezas, Children's Games, Heygate State, una steady-cam conduce al espectador en un hipnótico plano secuencia por los pasillos de unas viviendas de protección de un suburbio de Londres. La aparente sencillez de la puesta en escena encierra un trabajo que puede prolongarse meses. Parte de esa tarea la despliega Lewis antes de la filmación, al localizar los escenarios. La veintena de fotografías que completan la exposición permiten observar esa tarea previa, que para Lewis es primordial. "Puede tardar dos meses en elegir el punto exacto desde el que filmará", explica Chus Martínez.

La comisaria enfatiza la singularidad de la "impecable" trayectoria de Lewis dentro del panorama del arte contemporáneo: "En las tendencias actuales la creación está abocada al suceso. En la obra de Mark aquello que parece que va a suceder, no sucede. Prefiere centrarse en la descripción, como si sus películas fuesen cuadros de un pintor flamenco".

La Sala Rekalde ha apostado fuerte por él. Además de esta exposición, la fundación le está produciendo su obra The Brass Rail, en colaboración con el Rooseum Center for Contemporary Art de Malmö (Suecia).

El resultado se proyectará el 25 de septiembre en la sala bilbaína como colofón a la propia muestra. Al día siguiente, el Museo Reina Sofía estrenará la obra en Madrid.

La directora de la sala, Pilar Mur, aprovechó la presentación de la exposición para anunciar algunos cambios en la estructura de la galería. Su intención es crear un espacio a la entrada del recinto mucho más "diáfano", amplio y sin paredes. En él, los ciudadanos podrán "entrar y hojear los catálogos" de las exposiciones y, según prometió Mur, los artistas vascos "recién salidos" de la universidad tendrán un lugar en el que mostrar sus creaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de julio de 2003