La fiscalía sigue la pista a un arquitecto que ayudó a Tamayo el día de su fuga

La Fiscalía de Madrid sigue la pista a Enrique Cabellos Calleja, un arquitecto municipal de Pozuelo de Alarcón. Cabellos reservó el pasado 10 de junio una sala del hotel Husa Princesa para el tránsfuga del PSOE Eduardo Tamayo, que acababa de ausentarse del Pleno de la Asamblea de Madrid. Tamayo aseguró ayer que no conoce al arquitecto. "Creía que me lo había reservado mi amigo Francisco Bravo, al que se lo pedí".

Por otra parte, la relación de llamadas que Tamayo hizo con el teléfono del Grupo Socialista demuestra su estrecha relación con el constructor Francisco Bravo, al que llamó 30 veces desde febrero, y con al abogado José Esteban Verdes, con el que habló en el mismo plazo 50 veces.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 01 de julio de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50