Reportaje:

En Orce mandan todos

El alcalde de IU del pueblo granadino reparte concejalías entre la oposición y forma comisiones asesoras de vecinos

En Orce, un pueblo de 1.500 vecinos famoso por sus yacimientos arqueológicos, situado al noreste de Granada, mandan todos: los políticos ganadores de las elecciones, los perdedores y quienes votaron a unos y a otros, esto es, los vecinos. Y el mando no es una potencia simbólica sino real. El alcalde, José Ramón Martínez, de Izquierda Unida, pese a disponer de una mayoría absoluta que le permitiría administrar el pueblo sin contratiempos (siete de los nueve ediles de la Corporación son de IU) ha incorporado al equipo de gobierno a cada uno de los concejales que obtuvieron PSOE y PP. Las áreas que presidirán tampoco son simbólicas, sino de gran calado en un pueblo que vive de los cultivos y anhela un futuro de esplendor basado en sus atractivos arqueológicos: las de agricultura y de turismo.

José Ramón Martínez tiene 35 años pero es un veterano de la política municipal a la que se incorporó hace ya tres mandatos. Hace cuatro años ya invitó a formar parque del equipo de gobierno a los dos concejales socialistas y al del PP, pero los primeros prefirieron permanecer en la oposición. Ahora la propuesta ha tenido una acogida excelente.

Adel Gómez, del PSOE, y Francisco Gómez, del PP, no han dudado en aceptar las responsabilidades de gobierno. Ambos tienen aproximadamente la misma edad que el alcalde y los dos se dedican a la agricultura. El día de la toma de posesión llegaron desde Burgos donde participan, con su maquinaria, en la campaña de la siega. Aún siguen allí, pero se incorporarán a sus responsabilidades en los próximos días.

Pero si sorprendente es el ofrecimiento a la oposición para gobernar Orce más llamativo es el mecanismo con que funcionan las áreas de Cultura, Urbanismo y Agricultura. Cada una de ellas tiene una comisión asesora, cuyas decisiones son vinculantes, y a la que pertenecen representantes de diferentes asociaciones del pueblo. La de Urbanismo, por ejemplo, encargada de aprobar todas las licencias, tiene más miembros de la sociedad civil que políticos. A ella pertenecen las asociaciones de mayores, la de jóvenes, la de la mujer, dos asociaciones vecinales y otra denominada Ciudadanos por Orce.

"Estoy sorprendido de la repercusión que ha tenido todo esto porque debiera ser algo normal. En campaña solemos hablar de participación pero luego se olvida. Lo que hemos hecho en Orce se podría trasladar a otros ayuntamientos, aunque cuanto más grandes más complicado sería. Es cierto que habría más dificultad para formar las comisiones asesoras al haber más habitantes, aunque en el fondo todo es cuestión de voluntad", reflexiona Martínez. El alcalde dice que en IU están encantados con su iniciativa y no le han puesto inconvenientes.

"Los que aceptan formar parte del gobierno asumen un riesgo. Hacer oposición es una tarea más fácil que gobernar. En el caso de las comisiones, tú trasladas problemas que finalmente se resuelven desde muchos puntos de vista. En urbanismo, por ejemplo, hay asuntos muy espinosos. En realidad, prácticamente todas las licencias de obras arrastran algún problema, pero al final deciden muchos", señala.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Los concejales de la oposición, además de sus respectivas áreas, formarán parte de una comisión de cuentas, representarán al Ayuntamiento de Orce en la Mancomunidad de Municipios de la Comarca de Huéscar y serán miembros de comisiones asesoras.

Martínez no cree que sea menester cambiar la ley electoral, como han propuesto PSOE y PP, para que la sociedad tenga participación en los gobiernos locales. "Los mecanismos están, lo que hace falta es voluntad para ponerlos en marcha", dice.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS