El miedo a denunciar

La policía tiene un serio problema a la hora de terminar con las mafias que extorsionan a los constructores: los empresarios se niegan a denunciar y, al no haber constancia del hecho, los agentes no pueden actuar, según reconocieron ayer varios mandos de la Guardia Civil y de la Jefatura Superior de Policía de Madrid.

Fuentes policiales reconocieron que estas extorsiones se producen en las zonas donde más pisos se están levantando. Destacan en la capital distritos como Hortaleza, Carabanchel, Usera o Moncloa, entre otros. En la región, la policía ha conocido casos en municipios como Arroyomolinos, Villaviciosa de Odón o Boadilla del Monte.

"Si no les contratan el mismo día que les visitan, sufren algún robo o desperfecto en la obra esa misma noche o la siguiente", recuerdan fuentes policiales. "Cuando van a denunciar estos hechos, que pueden consistir en el robo de gran número de calderas de calefacción o de ventanas de aluminio, se limitan a decir en la denuncia que hace unos días han recibido la visita de un grupo de gitanos que les han ofrecido sus servicios, sin que podamos relacionarlo", añadieron las citadas fuentes.

"Luego, los empresarios se dan cuenta de que les resulta más barato contratar a estos grupos gitanos que encargarle la seguridad a una empresa privada. Además, con los primeros es muy difícil que les roben", reconocieron los mandos. "Más adelante esta gente se lo pasa a ecuatorianos que son los que realmente vigilan por la noche", añadieron.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 26 de junio de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50