El periodista marroquí Lmrabet sigue grave pese a parar la huelga

El estado de salud del periodista marroquí Alí Lmrabet "sigue degradándose de manera ineluctable" pese a que, el martes pasado, concluyó la huelga de hambre que llevó a cabo durante 50 días, según denunció ayer su familia en un comunicado.

Lmrabet, que está ingresado en la planta para reclusos del hospital Avicenas de Rabat, "no está recibiendo un tratamiento médico adecuado a su estado de salud (seguimiento por un especialista en nutrición, reeducación etcétera)", añade el texto redactado por su hermano, Hassan, cirujano en un hospital del norte de Francia. Comparte además la habitación con un paciente contagioso.

El periodista fue condenado el 17 de junio a tres años de cárcel por "ultraje al rey" y las dos revistas que dirigía, Demain, en francés, y Douman, en árabe, fueron prohibidas. Para protestar por el acoso judicial al que estaba siendo sometido, Lmrabet inició entonces una huelga de hambre.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 26 de junio de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50