CRISIS EN LA COMUNIDAD DE MADRID

La ejecutiva socialista supo el lunes que Simancas iría a la investidura

El secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, informó a la ejecutiva fed

eral en la mañana del lunes de que él mismo, "en el debate del estado de la nación", y Rafael Simancas, en el debate de su investidura, denunciarían la trama "política y económica" que se puso en marcha para que los socialistas no gobiernen en Madrid ni en España. No fue mucho más allá, pero todos entendieron que habría discurso de investidura de Simancas.

Zapatero se reunió en su despacho con Simancas hasta altas horas de la noche del lunes. Ambos decidieron que éste anunciaría la decisión en la mañana de ayer. En el entorno de ambos se trata de explicar que no hay contradicción entre este hecho y lo dicho hasta el fin de semana, respecto a que Simancas no aceptaría de manera alguna el voto de los dos fugados de la disciplina del PSOE.

Más información
Simancas se somete a la investidura para ganar tiempo antes de las elecciones

Las prisas del PP por convocar elecciones y las facilidades que han dado los populares para que los dos fugados formen grupo propio y que con sus votos se conviertan en los árbitros de cualquier situación han empujado a Simancas a que tenga la oportunidad de denunciar "la trama" ante los ciudadanos.

Pero lo cierto es que los dirigentes socialistas que han empujado desde hace días para que Simancas suba a la tribuna de la Asamblea de Madrid para protagonizar el acto de investidura a la presidencia del Gobierno madrileño se han salido con la suya. Ahora bien, no parece que vayan a triunfar los también numerosos socialistas que presionan a Simancas para que si consigue los votos, necesariamente con los dos fugados, tome posesión, ocupe el despacho de presidente en la Puerta del Sol madrileña y gobierne las semanas que sean preceptivas antes de la celebración de elecciones en otoño al objeto de "pilotarlas".

El voto de los tránsfugas

El político madrileño ha asegurado en público y en privado que no lo hará, que no tomará posesión y, por tanto, no gobernará ni un minuto, aunque pudiera, por la sencilla razón de que rechazará los votos de sus dos ex compañeros María Teresa Sáez y Eduardo Tamayo. El mecanismo para no aprovecharse de esos votos, claves para lograr mayoría absoluta, todavía no se ha revelado. Las fórmulas para "no sumar" se guardarán en secreto, según aseguran en la dirección de la FSM.

Entre tanto, los socialistas tratan de interpretar las razones por las que el PP ha querido que el debate de Madrid se produzca en la víspera del debate del estado de la nación, pero sin duda creen que se hace "a favor de Aznar y contra Zapatero", por lo que Simancas tratará de que el presidente del Gobierno, José María Aznar, no tenga argumentos añadidos a los que ya atesore para arremeter contra Zapatero. Tanto el portavoz parlamentario del PSOE, Jesús Caldera, como el portavoz municipal, Álvaro Cuesta, alabaron ayer enfáticamente la decisión de Simancas.

Sobre la firma

Anabel Díez

Es informadora política y parlamentaria en EL PAÍS desde hace tres décadas, con un paso previo en Radio El País. Es premio Carandell y Josefina Carabias a la cronista parlamentaria que otorgan el Senado y el Congreso, respectivamente. Es presidenta de Asociación de Periodistas Parlamentarios (APP).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS