Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Economía levanta la moratoria de licencias para grandes superficies, pero establece criterios correctores

El Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía aprobó ayer el decreto que regula el Plan Andaluz de Orientación del Comercio Minorista (PAOC) 2003-2007 en el que las grandes superficies podrán presentar de nuevo solicitud de licencias tras un año de moratoria. El plan analiza la oferta y la demanda en 52 zonas de Andalucía para identificar los desajustes existentes y a partir de ahí fijar un criterio en la concesión de licencias en un proceso que, según afirmó la consejera de Economía y Hacienda, será "flexible", "voluntario" y "abierto" y en el que "casi se obliga" a los grandes establecimientos a ponerse de acuerdo con los pequeños y medianos comercios.

La división de Andalucía en 52 zonas se ha hecho a partir de un estudio del gasto en el consumo, en el que el plan distingue cuatro rangos. Si la oferta supera a la demanda en más del 25% la implantación de grandes superficies "requerirá de medidas de integración" a la hora de otorgar licencias.

Estas medidas, aseguró Álvarez, "son miles, tantas como el promotor y los pequeños y medianos comerciantes consideren necesarias" y van desde que las grandes superficies habiliten zonas para integrar a los comerciantes de la zona a otras que reduzcan el impacto medioambiental o en la red viaria. Estas soluciones "se valorarán en el proyecto" y si se incluyen en la presentación del proyecto los promotores estarán obligados a cumplirlo, de lo contrario "no tendrán licencias". Las áreas que, según la Junta, están encuadradas en este rango son, respecto al comercio minorista, la Bahía de Algeciras y la costa occidental de Huelva, mientras que en el sector de alimentación se sitúa esta última, la costa oriental de Málaga y la campiña sur de Sevilla.

Un segundo escalafón establece una diferencia entre el 15% y el 25% de oferta sobre demanda, en el que la Junta considera que es "recomendable" las medidas de integración, pero sin mediar exigencia. En este apartado, Economía y Hacienda localiza a la costa oriental de Málaga, la campiña sur de Sevilla, la Bahía de Algeciras, el Condado-Aljarafe, la costa noroeste de Cádiz, Aracena y Andévalo occidental.

En el tercer rango -entre el -15% y hasta el 15%-, los impactos negativos ocasionados por las nuevas grandes superficies serán, a juicio de Magdalena Álvarez, "fácilmente asumibles" por la estructura comercial existente, aunque se mantendrá la "recomendación" a los promotores para que presenten soluciones para evitar consecuencias no deseadas.

El cuarto rango -por debajo del -15% de diferencia entre la oferta y la demanda- la Junta afirma que no se prevén impactos negativos por lo que "no se requieren medidas adicionales".

Álvarez destacó que el Plan de Orientación del Comercio Minorista cuenta con el respaldo de los agentes sociales. El documento incluye una diagnóstico del sector en Andalucía, según el cual el peso del sector comercial en la economía andaluza es mayor que en la española, ya que representa el 17,8% de la facturación de los establecimientos, el 17% del número total de comercios, el 17% de la superficie de venta y el 16,4% de la población ocupada en el sector.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 25 de junio de 2003