Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Andalucía contará con oficinas policiales para atender a turistas víctimas de robos o de atracos

El Cuerpo Nacional de Policía va a poner en marcha este verano, en algunas ciudades andaluzas, el Servicio de Atención al Turista Extranjero (SATE), una oficina dedicada a atender visitantes que hayan sido objeto de un robo. El servicio dispondrá de traductores que también solucionarán problemas inmediatos, como la obtención de un nuevo pasaporte o la gestión de un billete de avión, según anunció ayer en Granada José Manuel Pérez, comisario-jefe de Policía de Proximidad y Relación Ciudadana. Pérez también informó que Japón ha decidido borrar a España de la lista de países no recomendados a sus ciudadanos.

Aunque aún no ha sido designada la ciudad que albergará el primer SATE en Andalucía (se barajan como candidatas Sevilla, Granada, Córdoba y Málaga) sí está previsto que se ponga en marcha a mediados de julio.

El SATE surgió como proyecto a raíz de la inclusión de España en la lista de países no recomendados por Japón a sus ciudadanos por su posible peligrosidad. Se pusieron en marcha tres proyectos piloto en Madrid, Barcelona y Las Palmas, cuyos resultados y experiencias fueron comunicados ayer, durante la celebración en Granada de las Jornadas Turismo y Seguridad, en donde responsables de la Policía, la Guardia Civil, la Policía Local, empresas de seguridad privada y representantes del sector hotelero analizan las posibles medidas para atender a turistas que hayan tenido problemas.

"Más que inseguridad en sí, lo que existe en algunos países, como Japón, es percepción de inseguridad", dijo José Manuel Pérez, quien explicó que el año pasado sólo hubo un caso en Sevilla en el que un turista japonés sufriera un hecho delictivo. Sin embargo, la voz se corrió entre todos los japoneses.

El SATE pretende involucrar a diferentes colectivos, tanto policiales como de tour-operadores. "No es nada complicado", explicó Pérez. "Se trata de que, en las mismas dependencias policiales, haya un funcionario dedicado a atender las denuncias y un intérprete-psicólogo dedicado a traducir, tranquilizar y solucionar los problemas más inmediatos".

Hasta ahora, en un delito cometido contra un ciudadano extranjero, siempre se producía el mismo problema: no llegaba a formalizar la denuncia porque, en el momento de hacerlo, ya se encontraba en otra ciudad. Con el SATE, que se pondrá en marcha en 20 ciudades españolas, un turista puede formalizar la denuncia en cualquier comisaría, lo que posibilita que se procese al agresor.

"Todo esto conlleva varias cosas: al tener un intérprete, cualquier ciudadano de otra nacionalidad, se siente más relajado. Si ha sufrido el robo de su pasaporte, la oficina se encargará de gestionar inmediatamente uno nuevo, y si le han robado el billete de avión, se gestiona la adquisición de uno nuevo", señaló José Manuel Pérez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de junio de 2003