Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pimentel da el primer paso en la fundación de un partido de centro para las elecciones andaluzas

El ex ministro de Trabajo elude citar sus apoyos, pero afirma que "lógicamente" no está solo

Un ex de lujo anunció ayer su regreso a la actividad política. El que fuera ministro de Trabajo, mano derecha y amigo personal de Javier Arenas, y secretario general del PP de Andalucía, Manuel Pimentel, anunció ayer la creación del foro de debate Nueva sociedad, nuevas propuestas que nace con vocación de convertirse "en un partido de centro andaluz" y que "no renuncia a concurrir" en las próximas elecciones autonómicas previstas inicialmente para la próxima primavera. PA, PP y PSOE lo acogieron así: "aventurero", "muleta del PSOE", político "al servicio del PP".

Todos los pasos que ha dado Pimentel desde que dimitió en febrero de 2000 como responsable de Trabajo en el Gobierno de José María Aznar y como militante popular en marzo de este año apuntaban hacia una dirección: la creación de un proyecto político de centro, espacio en el que Pimentel cree ver "hueco" en Andalucía y en España.

En una concurrida conferencia de prensa celebrada en un hotel de Sevilla, Pimentel -vestido con un traje de alpaca gris marengo- no pudo evitar que sus primeras palabras sonaran temblorosas al anunciar la creación de un foro social que "en una primera fase, si hay personas y proyectos suficientes, será un proyecto político".

Pimentel se ha dado de plazo hasta el mes de enero para ver si "cuajan" sus intenciones, pero admitió: "Si decidimos que el proyecto enriquece sí concurriríamos a las elecciones andaluzas". El formato del foro -debates de varias ponencias, reuniones por toda Andalucía- es calcado a lo que es una organización política.

El ex ministro habló en todo momento en plural -"no tenemos nada que perder y por eso podemos arriesgar"-, pero se negó en redondo a decir qué personas apoyan su proyecto. Se sabe que acudió al acto de cierre de campaña del almeriense Juan Megino, ex militante del PP y fundador del exitoso Gial, y que fue de los pocos que salió en defensa del defenestrado Enrique Bellido como presidente popular de Córdoba en un golpe de mano que contó con el visto bueno de su antiguo amigo Javier Arenas. Pero ¿hay alguien detrás? Pimentel tiene muchos y buenos amigos en su antigua formación y no son pocos los que le dicen que estarán con él, pero habrá que esperar para comprobar si dan el paso. Él se limitó a contestar: "Lógicamente, no estoy solo".

Guiño a Amalia Gómez

Sí hizo un guiño claro a la que fuera secretaria general de Asuntos Sociales y ex presidenta del PP de Sevilla, Amalia Gómez, con la que no ha hablado "en profundidad". "Sería un auténtico lujo contar con ella", enfatizó.

Pimentel se declaró ideológica de "centro", aunque inmediatamente precisó: "Si tiro un poquito más, de centro derecha". Su mensaje se dirige tanto al electorado del Partido Popular -del que elogió su política económica y policial contra el terrorismo, pero no la de inmigración y la de asimilar al PNV con ETA- como "al votante socialista de centro", convencido de que "hace falta" un partido de estas características en Andalucia. La comunidad, donde el proyecto del PSOE "está agotado, saldría ganando con la alternancia".

Aseguró que cuenta con "cero" euros de financiación y dio muestras de no necesitar grandes facturaciones para vivir: anunció que venderá a finales de mes todas sus participaciones empresariales -para evitar confusiones embarazosas-, conservará una explotación agrícola en la provincia de Córdoba, se dedicará a escribir y proyecta una pequeña editorial dedicada a libros de divulgación.

Pimentel aclaró que su proyecto no es "contra el PP", que evitó presentarlo en vísperas municipales para eludir "distorsiones" y que defiende "otro talante" y otras formas de hacer política "desde la moderación", "el respeto" y "la independencia". Consciente de que no es un proyecto fácil, aseguró que "trabajará" a "largo plazo" con toda dedicación al foro y que, si al final, éste no cuaja porque "es un proyecto más", no dará el paso definitivo a la constitución de un partido.

Camuflado entre los periodistas, el ex concejal popular y militante del PP Felipe Rodríguez Melgarejo le preguntó si aspiraba a constituir un partido con vocación de dar o quitar gobiernos: "No puede nacer con vocación de bisagra". "Esto no lo hago por un escaño", subrayó en otro momento.

El regreso de 'Pime'

Manuel Pimentel, Pime, como lo llaman sus amigos, parecía ayer como un niño nervioso antes de una fiesta de cumpleaños. En el mes de agosto sumará 42 y estará metido de lleno en dar cuerpo a una "inquietud social y política" que le agita desde que abandonó la gestión política hace tres años. Desde su tribuna periodística en los diarios del Grupo Joly, el ex ministro ha ido mostrando línea a línea su distanciamiento con el PP, hasta anunciar su salida por el apoyo de los órganos del PP a la invasión de Irak, una guerra que tachó de "injusta" e "ilícita". Su talante conciliador no le impidió enfundarse el traje de látigo del PSOE cuando ocupó la secretaría general del PP de Andalucía hace 10 años y vaticinaba desastres como periodos de hambruna en la comunidad.

En el PP, como es natural, su regreso no ha sido bien acogido. "Le guste o no a Pimentel, el centro lo ocupa el PP", aseveró la presidenta popular, Teófila Martínez, quien asegura que el nuevo proyecto político es "una muleta más para el PSOE".

El presidente de la Junta, Manuel Chaves, calificó de "aventura condenada al frasao" el foro de Pimentel si cuaja en partido, aunque agregó: "Podría hacer una derecha más moderna y menos lastrada como está en estos momentos la derecha radical pura y dura de Andalucía". La vicesecretaria socialista, Mar Moreno, mostró su "respeto" y apostilló: "De entrada, si existe, será una fuerza conservadora que estará al servicio del PP". Y el andalucisa Antonio Ortega le aconsejó no "meterse en aventuras tipo Partido Reformista".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de junio de 2003

Más información