Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Editorial:

Ayuntamientos variados

El panorama de poder municipal apenas ha variado tras la constitución, el sábado, de los nuevos ayuntamientos. Aunque el PSOE obtuvo en conjunto unos 100.000 votos más que el PP, este partido consiguió un mayor número de concejales y tendrá más alcaldes, incluyendo los de 29 capitales de provincia. De todas formas, la mayor capacidad de pacto del PSOE le permitirá gobernar en 16 capitales, cuatro más que aquellas en las que fue el partido más votado. Como ya es habitual, factores locales, políticos o personales dieron pie a algunas sorpresas por rupturas de disciplina respecto a las consignas de las direcciones.

La más significativa fue la elección en Navarra de cinco alcaldes socialistas con el apoyo de formaciones nacionalistas. Ello ocurrió contra la orden expresa de la Comisión Ejecutiva del PSOE, que ha anunciado expedientes disciplinarios. Un problema más para Zapatero, acusado por el PP de incumplir las derivaciones en materia de alianzas del Pacto por las Libertades. Los infractores alegan desconocimiento por parte de la dirección central de las condiciones concretas de su trabajo en localidades gobernadas por la derecha. Es muy posible, pero el coche bomba desactivado por la Ertzaintza en Bilbao el mismo sábado vino a recordar la excepcionalidad de la situación del País Vasco y Navarra como condicionante de la política de alianzas.

El intento del PP de extender esa excepcionalidad a toda España -descalificando cualquier alianza con IU por su actitud en Euskadi- no impidió que PSOE e IU alcanzasen acuerdos de gobernación, basándose en un programa mínimo compartido, en más de trescientos municipios, que suman unos cinco millones de ciudadanos. Un tercio de esos municipios son andaluces, incluida Córdoba, donde seguirá gobernando Rosa Aguilar, de IU. Un caso singular es el de Jerez, donde el andalucista Pedro Pacheco ha pactado compartir la alcaldía (dos años cada uno) con la candidata del PP.

En tres de las cinco capitales que estrenan alcalde socialista, los pactos incluyen a partidos de carácter local o regional. En Cantabria, el pacto con los regionalistas que dará la presidencia de la comunidad a Miguel Ángel Revilla permite al PSOE gobernar con su apoyo en 11 municipios. También se ha atribuido a peculiaridades locales que en algunos municipios catalanes ICV haya pactado con CiU para quitarles la alcaldía a los socialistas. Otra novedad es que el GIL, cuya expansión en 1999 provocó justificada alarma, sólo conserva su feudo de Marbella, ya que sus concejales han ido a engrosar, en su mayoría, las listas del PP en los municipios de la costa malagueña, aunque en algún Ayuntamiento hayan pactado con el PSOE.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 16 de junio de 2003