Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRISIS EN LA COMUNIDAD DE MADRID

El PSOE suspende de militancia al jefe de los disidentes

El secretario de Organización del PSOE, José Blanco, decidió ayer suspender de militancia a José Luis Balbás, mentor del grupo Renovadores por la base al que pertenecen los dos diputados socialistas disidentes que no acudieron a votar el pasado martes. Blanco tomó esta decisión al estimar que las declaraciones de Balbás "justifican" la acción de Eduardo Tamayo y María Teresa Sáez. Esta decisión motivó de inmediato que el presidente del Comité Federal de Ética, Ricard Pérez Casado, anulara la convocatoria para hoy de ese órgano que debía estudiar precisamente un expediente sobre las actividades empresariales de Balbás. Este ex militante puede, si quiere, recurrir ante la Comisión de Garantías.

Una vez que Balbás conoció su suspensión aseguró que él no compartía en absoluto lo que habían hecho Tamayo y Saéz y afirmó que había sido "íntimo amigo de José Blanco hasta ayer". "Alguien ha querido desviar la atención de ese asunto hacia mi persona, derivando la responsabilidad política que tiene tanto Pepe Blanco como Rafael Simancas, como dirigentes del partido. Yo no soy dirigente de nada, ni tampoco de Renovadores por la base, que ya desapareció, dijo a Onda Cero.

En estas declaraciones Balbás relató, tras señalar que Blanco se había portado "muy mal" con él, que el secretario federal de Organización le llamó el lunes a las siete de la tarde porque le había llegado "el ruido por parte de Rafael Simancas de que Eduardo Tamayo y alguna otra persona no iba a votar o lo iba a hacer en blanco". Blanco llamó también a Tamayo y parece que hubo un cierto entente que derivó... en que al día siguiente, el de la votación, hablaría con el secretario de Organización de Madrid, Antonio Romero". Balbás llega en su narración al martes y cuando Tamayo y Saéz desaparecen se encuentra con "siete llamadas de Blanco"para que intente localizar a Eduardo Tamayo. Le localizó y, según Balbás, le intentó convencer de que hablara con Blanco. "Tamayo me dijo que no quería pero conseguí que hablarán". Balbás no sabe la razón por la que Blanco empezó a desconfiar de él. "Quizá porque cree que no hice lo suficiente cuando no debía haber hecho nada".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de junio de 2003