Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una exposición rescata los libros más singulares del Archivo de Málaga

En la muestra hay un incunable de 1487 y las primeras obras impresas en la provincia

La Biblioteca del Archivo de Málaga es la más antigua que existe en la ciudad. También la más importante en cantidad y calidad. Se creó en 1833 y reúne 27.000 ejemplares, fechados entre 1487 y nuestros días. Una exposición muestra, hasta el 22 de junio, los cien ejemplares más singulares que guarda la biblioteca, además de relatar la historia de la aparición y consolidación de la imprenta en Málaga.

"Esta biblioteca ha estado un poco oscurecida por la importancia de los documentos del Archivo, que tienen más de 510 años. Por eso hemos querido hacer la exposición, para dar a conocer a todos los malagueños una selección de lo más importante que tiene esta institución", comenta María José Lara, directora del Archivo Municipal. "Estos libros fueron concebidos como apoyo de las investigaciones que se hacen en el archivo", añade.

La muestra es un recorrido cronológico por la historia de la biblioteca, la invención de la imprenta y su implantación en España, Andalucía y, posteriormente, Málaga. También se pueden conocer las imprentas más importantes que han trabajado en Málaga desde el siglo XVI al XX y los escritores malagueños más significativos de esos siglos. Además, destacan los libros más singulares como un incunable de 1487. "Los incunables son los libros que se fechan entre 1456, cuando se creó la imprenta, y 1500. Están escritos fundamentalmente en latín y muchos no están ni firmados ni datados. De ahí lo de incunable, sin cuna", explica Lara, que nos muestra el que escribió Pedro Bosco, un obispo italiano tras dar un discurso en el Vaticano sobre la conquista de Málaga por los Reyes Católicos.

Otro de los libros más curiosos de la muestra es Nobleza de Andalucía, editado en 1588. En él se puede leer la historia de todos los apellidos andaluces desde el siglo XVI. Se trata de un ejemplar muy consultado por los hidalguistas. Las ordenanzas municipales de 1556 es uno de los ejemplares más antiguos. Sin embargo, no fueron impresas hasta 1611 por Juan René, uno de los impresores malagueños más importantes. Como libro singular también encontramos una colección de romances de 1789. "Es muy valioso porque recoge todo el testimonio oral de las coplillas y los romances españoles desde el siglo XV, explica la directora.

La imprenta en Málaga comenzó en el XVII, a pesar de que se había inventado casi dos siglos antes. "Curiosamente se imprimió antes en Antequera que en Málaga. El libro más antiguo que tenemos, aparte de las ordenanzas, es de 1574 y se editó en Antequera", comenta la directora del Archivo. Cuando se logró implantar la imprenta en la ciudad surgieron numerosos profesionales que supieron editar libros de gran valor. Con la imprenta también nacieron nuevos y fructíferos escritores malagueños como Vicente Espinel, el creador de la rima Décima o Espinela, Bernardo de Alderete, Cristóbal Fernández de Alarcón, Hipólito Narváez, Fray Alonso de Santo Tomás, Pedro Espinosa, Francisco de Leyba y Juan Ovando, considerado como el mejor poeta del barroco malagueño.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 9 de junio de 2003