Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El debate, en tres años

Representantes del sector de las empresas de inserción destacan que las ayudas que se van a otorgar en Euskadi son las más altas o de las más altas de España. No ocultan, sin embargo, algunas críticas. Consideran que las ayudas a la creación de nuevas empresas son escasas y, tal como está la normativa, creen que resulta más fácil crear empleos en sectores donde la retribución salarial por convenio es inferior: sale más barato crear un puesto en limpieza que en la construcción. Sostienen además que un educador por cada 15 personas en proceso de inserción es insuficiente.

Recuerdan también que el Gobierno vasco empezó a barajar la idea de regularizar este sector a mediados de los 90. Añaden que el debate de verdad se porducirá en tres años, cuando los primeros empleados subvencionados de estas firmas tengan que enfrentarse al mundo laboral ordinario. Como recuerda uno de los veteranos de este sector, el 60% de los excluidos que ha trabajado en empresas de inserción mantiene un empleo porque le han permitido quedarse en ella.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de junio de 2003