Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los socialistas piden a la ministra de Sanidad que revise la actuación del Consell ante la legionela

García Miralles preguntará en el Senado y Puig reclama que se investigue el brote en Castellón

El senador del PSPV-PSOE Antonio García Miralles pedirá la próxima semana que el Ministerio de Sanidad realice una evaluación del seguimiento de las recomendaciones interterritoriales vigentes tras la aparición de nuevos brotes de neumonía por legionela en la Comunidad Valenciana. García Miralles anunció que planteará en el Senado una iniciativa en este sentido "a la vista de la situación de descontrol con los últimos brotes en la Comunidad Valenciana, sin perjuicio de que la competencia es de la Generalitat".

Con esta iniciativa se pretende que la ministra de Sanidad, Ana Pastor, realice, en respuesta a una pregunta oral o escrita, una evaluación del seguimiento de las recomendaciones y las resoluciones que con carácter interterritorial se han planteado a lo largo de los últimos años en este tipo de brotes. El senador explicó que, aunque se trata de un asunto localizado en una Comunidad, tiene una "valoración supracomunitaria", por lo que el Senado, como Cámara autonómica, debe pedir la comparecencia de la ministra. "El ministerio tiene que responder si se están cumpliendo esas recomendaciones dada la dimensión que la legionela está adquiriendo en la Comunidad Valenciana", donde en estos momentos hay brotes en Alcoi y en Castellón, añadió.

Por otra parte, el diputado electo del PSPV-PSOE por Castellón Joaquim Puig consideró ayer "necesario y urgente" que la Consejería de Sanidad abra una investigación sobre las causas de la aparición de un brote de legionela en el hospital Provincial de Castellón, del que hay siete personas afectadas. Según el diputado, existen "indicios suficientes" que ponen de manifiesto una "ineficaz" aplicación de las medidas preventivas, por lo que es necesario que Sanidad realice "todas las averiguaciones pertinentes para depurar responsabilidades". Puig criticó "el silencio que está manteniendo el aún consejero de Sanidad, Serafín Castellano, en una cuestión muy grave, que mantiene en vilo a todos los potenciales usuarios del hospital Provincial". "No sólo no se ha sabido actuar correctamente a la hora de prevenir un brote de este calibre, sino que incluso ahora, cuando ya se ha producido, parece que no se está informando a los pacientes internados en el propio centro", indicó.

Puig lamentó que la dirección del hospital les haya negado la entrevista que había solicitado el Grupo Socialista para aclarar algunas dudas relativas al informe elaborado por el propio centro hospitalario sobre el brote y consideró que "se trata de un ejemplo más del oscurantismo con el que la Administración del PP aborda estas cuestiones, con el único objetivo de esconder la realidad". Para el diputado socialista es "insólito que después de casi dos semanas de los primeros contagios, el consejero ni se haya dignado a visitar el hospital, en una clara muestra de irresponsabilidad y cobardía". En este caso, en su opinión, "ha quedado clara la disfunción existente entre la Diputación provincial, al aplicar un protocolo propio distinto del de la consejería y que ha sido inútil por lo menos en este caso, y la Administración autonómica en materia sanitaria, que pone de manifiesto la necesidad de que el centro sea definitivamente transferido a la Generalitat".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de junio de 2003