_
_
_
_

PSOE e Izquierda Unida acuerdan un gobierno en Sevilla sin bicefalia

Las comisiones que ultiman el pacto también vigilarán que se cumpla

Reyes Rincón

Los representantes de PSOE e Izquierda Unida encargados de negociar el pacto de gobierno para el Ayuntamiento de Sevilla permanecían reunidos al cierre de esta edición. Durante toda la tarde, los dos partidos trabajaron sobre las líneas maestras de un acuerdo programático, una vez que ambas formaciones han acordado formar un gobierno "de progreso, estable y sin compartimentos estancos", que vaya más allá del reparto de delegaciones.

Las comisiones nombradas por PSOE e IU para negociar el pacto de gobierno del Ayuntamiento de Sevilla se reunieron ayer por segunda vez para concretar los ejes de un programa común para los próximos cuatro años. Durante la mañana, los dos partidos trabajaron por separado en la redacción de su propuesta y por la tarde volvieron a encontrarse para contrastar sus textos e intentar fundirlo en uno solo. Al cierre de esta edición, las dos formaciones permanecían reunidas.

La dirección del PSOE ha preferido que el alcalde en funciones, Alfredo Sánchez Monteseirín, se quede fuera de la comisión negociadora, cuyas riendas lleva directamente el portavoz parlamentario, José Caballos, acompañado de Francisco Rodríguez, miembro de la ejecutiva provincial y coordinador del grupo municipal. Los dos se reunieron ayer con el equipo de IU, integrado por la candidata, Paula Garvín, el número dos de su lista, Antonio Rodrigo Torrijos, el secretario del grupo, José Antonio García Cebrián, y el responsable de la comisión electoral, Carlos Vázquez.

IU se presentó en la reunión consciente de que difícilmente iba a poder hacerse con las áreas de más poder, pero dispuesto a no transigir en los puntos de su programa que considera indiscutibles: que Tablada se convierta en un parque periurbano; fomentar la participación ciudadana y avanzar hacia los presupuestos participativos; el pacto por el empleo estable; la igualdad de la mujer; y vetar los aparcamientos rotatorios en el casco histórico, según avanzó por la mañana Paula Garvín.

El documento que discutieron los dos partidos se divide en tres partes: una declaración política, el acuerdo programático y la definición del mecanismo de evaluación de cumplimiento del pacto. Este control lo ejercerán las mismas comisiones nombradas por PSOE e IU para negociar el acuerdo de gobierno y que, según Garvín, permanecerán vivas durante todo el mandato.

Antes de entrar a concretar el programa común, los representantes de los dos partidos adoptaron un primer acuerdo que pretenden que rija durante los próximos cuatro años y que suponga un giro respecto a las coaliciones de los últimos años: que entre los dos partidos formen un único gobierno, con un solo alcalde, en este caso, Alfredo Sánchez Monteseirín.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

"Un gobierno sin compartimentos estancos ni reinos de taifas", como advertía ayer el socialista José Caballos; y que acabe "con la sensación de que hay dos Ayuntamientos", como señalaba la candidata de IU, quien promete "lealtad" a las decisiones adoptadas por todo el equipo. "Ese espectáculo de bicefalia que hemos sufrido en los últimos años no se va a dar", insistió Garvín, para quien una de las claves del pacto será acordar que "cada uno se pueda meter en las áreas del otro".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Reyes Rincón
Redactora que cubre la información del Tribunal Supremo, el CGPJ y otras áreas de la justicia. Ha desarrollado la mayor parte de su carrera en EL PAÍS, donde ha sido redactora de información local en Sevilla, corresponsal en Granada y se ha ocupado de diversas carteras sociales. Es licenciada en Periodismo y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_