Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un libro repasa el siglo XX en Almería con el estudio de 400 muertes violentas

El periodista José Ángel Pérez divide los crímenes analizados en 13 categorías diferentes

Almería está y ha estado por encima de la media española en relación al número de crímenes, por asesinatos u homicidios. Sólo en lo que llevamos de año han muerto de manera violenta ocho personas. El periodista José Ángel Pérez, vinculado a la radio desde 1965 y especialista en sucesos y tribunales, ha compilado en el libro Historia del crimen en Almería los 400 crímenes ocurridos en el siglo pasado en esa provincia andaluza.

Cerca de 40 crímenes no han sido incluidos en el libro por falta de información detallada

El trabajo de Pérez bucea en lo más oscuro y sórdido de la historia de pequeños pueblos y comarcas bajo la premisa de que "la historia de un país es también la historia de sus crímenes". Fue así cómo el periodista inició una labor de recopilación de crónicas en diarios ya inexistentes como Yugo, La Independencia o La Crónica Meridional junto a otras publicaciones de principios del siglo XX, amén de repasar los archivos de profesionales de la judicatura, la abogacía e incluso fuentes orales de quienes vivieron indirectamente esos sucesos.

"No he recurrido a fuentes oficiales, pero sí a quienes vivieron esos casos. El libro ofrece testimonios de protagonistas y la dificultad mayor ha sido, sin duda, rastrear en los primeros años del siglo pasado", puntualiza Pérez. Historia del crimen en Almería recoge, en efecto, 400 muertes violentas que plantean muchas preguntas. El autor clasifica los crímenes en 13 variantes: crímenes por venganza, de intriga, por robo, en primera página, por terrorismo (almerienses muertos), sin resolver, entre rejas, de violencia de género, dobles crímenes, por violencia urbana, por imprudencia y en defensa propia, parricidios e infanticidios.

Pérez dedica incluso un capítulo a los crímenes sin sentido, en el que se narran sucesos como el ocurrido en Tabernas en el año 1901, que reflejan una España rural en la que viejas desavenencias pasan factura a tenor de un falso orgullo y el afán de limpiar el honor. Este suceso, titulado como El crimen del municipal, describe los hechos en los que Joaquín Cruz, un guardia municipal de Tabernas, fue asesinado por Juan López García en la misma plaza del pueblo cuando se disponía a entrar en un bar. El móvil no fue otro que un antiguo enfrentamiento que se remontaba al tiempo de sus padres. "Los dos hombres, nada más verse, comenzaron a insultarse echándose en cara la culpabilidad de los hechos que los mantenían enfrentados. De repente, Juan López sacó de la blusa una navaja y se la clavó al guardia en el pecho. El agresor huyó de inmediato por el camino del cementerio [...] Avisada la Guardia Civil se dieron batidas por la sierra buscando al criminal, aunque no pudo llegar a ser detenido".

Entre los crímenes relatados no podía faltar el que inspirara a Federico García Lorca, cuando leyó la noticia en las páginas de Abc el 25 de julio de 1928, a escribir sus Bodas de Sangre: el crimen del cortijo del fraile. Una mujer que vivía en aquel cortijo fue obligada a casarse en un matrimonio de conveniencia, pero el mismo día de la boda se fugó con su auténtico amor. Para lavar el honor de la familia, un hermano del novio despechado esperó a la pareja en un cruce de caminos y asesinó al amante.

Pérez calcula que alrededor de 40 crímenes no han podido ser incluidos en el libro debido a la falta de información detallada sobre los sucesos o de fuentes precisas.

El dinero que se recaude con las ventas de Historia del Crimen en Almería -cuya primera tirada de 1.000 ejemplares está ya agotada- se destinará íntegramente a la Asociación Argar, formada por padres de niños enfermos de cáncer.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 25 de mayo de 2003