OPINIÓN DEL LECTORCartas al director
i

Insomnio en Montbau

Durante los fines de semana, los vecinos de Montbau no podemos descansar. Y tampoco parte de los del Vall d'Hebron, Horta y Sant Genís. La razón es que el velódromo de Horta se ha convertido en sala de conciertos y una discoteca al aire libre. Hasta las seis de la mañana, la música estridente no para de sonar ¡y se oye como si los altavoces estuvieran dentro de nuestros pisos! Además, por si fuera poco, después de no dejarnos descansar por la noche, a las 10.30 horas empiezan los ensayos. El pasado sábado, ¡con guitarra eléctrica! Es indignante y a la vez increíble.

El velódromo no está fuera de Barcelona. Miles de personas vivimos alrededor, en esta zona tradicionalmente tranquila. Hace años, los vecinos nos quejamos porque el velódromo se convirtió en una discoteca al aire libre y, por lógica, el Ayuntamiento decidió no conceder más permisos a los organizadores de estas fiestas tan ruidosas. Después de años de silencio, no entendemos cómo ha podido caer en el mismo error. Llamo repetidamente a la Guardia Urbana y los agentes me confiesan que no pueden hacer nada porque tienen permiso municipal. La única opción que me dan: la queja vecinal. Nos quejaremos y haremos nuestro ruido reivindicativo si en el velódromo se celebra un concierto más o una fiesta más con este tipo de música. Porque estos días se ha marcado un precedente que puede hacer que durante todo el verano no descansemos justamente los días que tenemos para descansar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 21 de mayo de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50