El aparejador municipal de Nàquera es socio del principal constructor

La política urbanística del alcalde del PP ha desatado protestas de los vecinos afectados

Una tupida trama rodea la polémica gestión urbanística del alcalde de Nàquera, el popular Salvador Pérez Navarro, que ha sido contestada en los últimos meses por los vecinos afectados por alguno de los hasta 14 planes de actuación puestos en marcha por el Ayuntamiento. El millonario pastel se lo reparten varias empresas, en las que se repiten varios nombres. Es el caso de Gil Garrido Obras Públicas, SL, una de las principales adjudicatarias de proyectos urbanísticos licitados por el Ayuntamiento, cuyo propietario, Gil Garrido García, participa en otra mercantil en la que figura como socio el aparejador municipal, Juan Carlos Piquer Valverde. Éste, además, es familiar de Mercedes Alemany Piquer, que es la esposa del alcalde.

Más información

La política urbanística del alcalde de Nàquera ha levantado numerosas sospechas en los últimos meses y ha provocado repetidas protestas de los vecinos afectados, que no han dudado en acusar al alcalde, Salvador Pérez Navarro, de "expoliar" el patrimonio municipal y de favorecer a constructores amigos. No en vano, el Ayuntamiento ha puesto en marcha 14 planes de actuación integrada (PAI), que afectan al 11% del término municipal, y los ha dejado en manos de un puñado de empresas y de agentes urbanizadores. Gil Garrido Obras Públicas, SL, es una de ellas. De momento esta empresa se ha adjudicado o está a punto de adjudicarse seis de los PAI -entre ellos dos de los de mayor presupuesto, que suman casi 33 millones de euros- además de otros proyectos menores, hasta un total de 40 millones de euros.

En los expedientes urbanísticos tramitados en los últimos tiempos por el Ayuntamiento de Nàquera aparecen, junto a la empresa de Gil Garrido -bien como adjudicatarias de obra, bien como encargadas de redacción de proyectos-, una serie de mercantiles en las que el citado constructor figura como socio. Es el caso de Prosunaq Gestión, SL, cuyos accionistas, además de Gil Garrido García a título particular, son las empresas Estudios y Promociones Tagarta, SL, y Programación y Gestión de Suelo Metropolitano, SL. Los accionistas de Tagarta, además de Gil Garrido, son los hermanos Antonio y Víctor Tatay Noguera, siempre según los datos que constan en el Registro Mercantil. Y en Programación y Gestión figuran como socios Juan Vicente Roig Romero y Juan Carlos Piquer Valverde. Éste último, como aparejador municipal de Nàquera, es un íntimo colaborador del alcalde, Salvador Pérez, además de familiar de la esposa de éste, Mercedes Alemany Piquer.

"No tengo que contar nada"

Este periódico contactó ayer con Juan Carlos Piquer, para preguntarle si consideraba compatible su trabajo como aparejador municipal con sus intereses empresariales en la mercantil Programación y Gestión de Suelo Metropolitano, SL. "Mi empresa no contrata con el Ayuntamiento" aseguró. Al señalarle que indirectamente sí lo ha hecho, ya que participa en el capital de Prosunaq Gestión, en la que figura como accionista Gil Garrido, que sí se ha adjudicado obras, Piquer se limitó a señalar: "No tengo que contar nada".

Y añadió que él no es "funcionario municipal ni nada", sino que está contratado "en prestación de servicios", y que no interviene "en ninguna de las obras de Gil Garrido", a pesar de que figura como técnico encargado por el Ayuntamiento de varias de las obras encargadas a ese constructor. Al citarle una de ellas, la de una rotonda de enlace del camino de Llíria con la carretera de Montcada, Prieto señaló que "la dirección real de obra" la hace la Diputación, ya que ese proyecto obedece a un convenio urbanístico. Y precisó que no ha cobrado nada por ese trabajo.

Juan Carlos Prieto aseguró que no ve "ninguna irregularidad" en todo ello y alegó que "también hay concejales en Nàquera que son constructores y hacen obra allí". En este contexto, el aparejador aseguró que Gil Garrido "está contratando [en Nàquera] como cualquier otra empresa.

Prieto añadió que su contrato con el Ayuntamiento de Nàquera finaliza la próxima semana, coincidiendo con la celebración de las elecciones municipales.

Al preguntarle por su relación familiar con Mercedes Alemany Piquer, esposa del alcalde Salvador Pérez Navarro, Juan Carlos Piquer reconoció: "Soy familia lejana". Pero no precisó en qué grado. Fuentes de la oposición en Nàquera aseguran que son primos. Para despejar cualquier duda respecto a todo el asunto el aparejador acabó asegurando: "El alcalde no sabe que yo tengo una empresa que se llama Programación y Gestión de Suelo Metropolitano".

La 'corda' y el 'poal'

Esta última afirmación de Piquer causó hilaridad ayer en Nàquera. Un vecino afectado por uno de los PAI, que prefirió no dar su nombre, aseguró que el alcalde y el aparejador mantienen desde hace años una estrecha relación y que es "imposible" que Salvador Pérez Navarro desconozca no sólo que Juan Carlos Piquer tiene la mencionada empresa sino que además está relacionada con las de Gil Garrido. Y apeló al refranero valenciano para reforzar su afirmación: "On va la corda va el poal".

En efecto, en su primer mandato como alcalde de Nàquera, entre 1991 y 1995, Salvador Pérez -un aparejador que dio el salto a la política en 1991- ya se llevó consigo a Juan Carlos Piquer para desempeñar en el Ayuntamiento trabajos como aparejador. Pérez fue derrotado en las elecciones de 1995 y el gobierno municipal pasó a manos del PSPV y UV. Piquer fue despedido y pasó a trabajar para el Ayuntamiento de Almàssera.

Cuando tras las elecciones municipales de 1999 Salvador Pérez Navarro volvió a la alcaldía, Juan Carlos Piquer regresó también al Ayuntamiento de Nàquera, donde desde entonces ha trabajado como aparejador municipal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 16 de mayo de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50