La Generalitat aporta la financiación que garantiza el futuro de la Universidad de Vic

Mas-Colell y el centro firman un contrato programa hasta 2007

Caras de satisfacción, ayer, en la Universidad de Vic (UV). Recibía la visita del consejero de Universidades, Investigación y Sociedad de la Información (DURSI), Andreu Mas-Colell, que llegaba con un contrato programa bajo el brazo que "garantizará el futuro del centro a medio y largo plazo". De esta forma el rector de la UV, David Serrat, destacaba la importancia del acuerdo poco después de firmarlo.

El contrato programa establece un nuevo marco de relación entre la Generalitat y la Universidad en el que se prevé que la Administración incremente paulativamente su aportación económica al financiamiento de la universidad. Así, en 2007, año en el que finaliza el acuerdo, la inversión pública habrá alcanzado los 6.010.000 euros, equivalente al 25% del presupuesto total del centro. Este año, el dinero invertido por la Generalitat es de 2.400.000 euros.

Esta aportación económica permitirá a la UV ser más competitiva y aplicar una política de precios que mantenga en los próximos cuatro años las matrículas en niveles no superiores a los de 1999. Serrat explicaba: "A partir de ahora vamos a compensar el IPC y puedo afirmar que en 2007 la UV estará, en lo que se refiere a precios, a medio camino entre la universidad pública y la privada". También se quiere impulsar una política de becas más competitiva y que asegure que "nadie se quede sin estudiar en la universidad por culpa del dinero", dijo Serrat.

La Generalitat da el dinero y, por su parte, la UV tiene que rendir cuentas. La Administración garantiza un mínimo del 90% de la inversión anual prevista y el 10% restante se abonará en función del cumplimiento de unos objetivos de cualidad. Éstos abarcan tanto aspectos de formación y docencia como de investigación; relaciones entre la universidad, la sociedad y el territorio; de gestión, y de organización y recursos. Una comisión mixta evaluará el grado de cumplimiento de los objetivos. El consejero Mas-Colell destacó la necesidad de continuar trabajando y aseguró que el contrato no sólo es una forma de "asegurar las subvenciones, sino también una apuesta por la competitividad y la cualidad en un contexto europeo". Mas-Colell también subrayó el papel de reequilibrio territorial de la UV dentro del sistema universitario catalán.

La Universidad de Vic nació en 1997 como centro de titularidad privada pero estructura jurídica mixta. El máximo órgano de gobierno es el Patronato de la Fundación Universitaria Balmes (FUB), en el que en principio había representantes de la comunidad universitaria y el Ayuntamiento de Vic. Como socio fundador, el alcalde de la ciudad preside la FUB. Su objetivo era financiarse sin necesidad de recurrir a los fondos públicos, pero en 1999 había acumulado una deuda de 1.425 millones de pesetas.

Este agujero puso en alerta a todos los estamentos del patronato, que rápidamente elaboró un plan director para salir del bache. Los últimos cuatro años han estado marcados por los cambios. A la rápida salida del anterior gerente le siguió una minuciosa política de reducción de gastos. También durante este periodo se han modificado los estatutos del patronato, unos cambios que permitieron a la Generalitat tener representación en el máximo órgano de gobierno con tres representantes. Finalmente, hace un año, se produjo el relevo del rector. El histórico Ricard Torrents dejaba paso a David Serrat, que acababa de dejar su puesto de director de la Agencia de Calidad del DURSI.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0014, 14 de mayo de 2003.