Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los técnicos de la Comisión de Energía dieron un sí con condiciones a la OPA de Gas Natural

Los representantes del PP votaron en contra de la operación, que apoyaron los de CiU y PSOE

Las direcciones técnicas de la Comisión Nacional de la Energía (CNE) emitieron informes favorables, con condiciones, a la oferta pública (OPA) de Gas Natural sobre Iberdrola. La dirección de Gas, la dirección de Energía Eléctrica y la dirección de Regulación y Competencia de la CNE vieron "riesgos mínimos" en la fusión energética. El consejo del organismo regulador dejó de lado la opinión de sus expertos y se pronunció en contra de la OPA. En la resolución -un documento de 100 páginas-, la CNE no cita ni una sola vez los informes de sus direcciones técnicas, que no son vinculantes.

Una parte del contenido de los informes de los técnicos de la CNE, que son preceptivos pero no vinculantes, se conoció el pasado martes, cuando aparecieron algunas citas de estos documentos en el voto particular de Jaime González, consejero de la CNE nombrado a propuesta del PSOE, que votó a favor de la OPA de Gas Natural sobre Iberdrola. Junto a González, otros dos consejeros de la CNE, Jordi Dolader y Sebastià Ruscalleda -nombrados a propuesta de CiU-, emitieron voto particular oponiéndose públicamente al rechazo de la OPA.

Las direcciones de Gas, Energía Eléctrica y Regulación y Mercados entregaron sus informes a los consejeros de la CNE el pasado 25 de abril, el día en el que empezaron las deliberaciones encaminadas a emitir la resolución final del día 30. La OPA de Gas Natural sobre Iberdrola se desestimó oficialmente aquel mismo día, antes del largo puente del Primero de Mayo, cuando el consejo de la CNE rechazó la operación con seis votos a favor (los cuatro consejeros del PP más los de los presidente y vicepresidente de la CNE) y tres en contra (los dos de CiU y el del PSOE).

El informe de la dirección de Gas de la CNE analiza las condiciones del proceso de desinversión (5.000 millones de euros en activos regulados, centrales de generación y plantas de regasificación) destinado a restar concentración a la empresa resultante. Para evitar riesgos, la dirección de Gas, cuyo titular es Antonio Blanco, Peñalba, un antiguo cargo de Enagas, "propone que los activos desinvertidos pasen a gestionarse con independencia y que mantengan las características industriales que tenían en el momento de su venta". Tras analizar los peligros de la operación, los técnicos resumen que el riesgo "puede considerarse mínimo".

Asimismo, esta dirección considera "mínimo el riesgo de paralización de las inversiones en actividades reguladas" (la OPA contemplaba inversiones de 3.000 millones en el mercado regulado) y "en instalaciones de transporte". Este mismo documento señala que la venta del 35% de Enagas por parte de Gas Natural "no debería afectar al plan de inversiones del operador técnico del sistema" y concluye que, tal como está planteada la operación, "no considera necesarias medidas correctoras".

Sobre las inversiones en distribución de gas en el mercado regulado, la dirección de Gas del organismo regulador señala que "podría haber algún riesgo motivado por la demora en acometer las nuevas inversiones en los plazos previstos". Pero añade : "No parece que este riesgo sea relevante". Sobre el riesgo derivado del aprovisionamiento de gas, una actividad liberalizada, la dirección de la CNE señala que "no parece necesaria la adopción de medidas correctoras, aparte de la cobertura de la demanda".

Seis condiciones

Por su parte, la dirección de Energía Eléctrica, cuyo titular es Carlos Solé Martín, ex directivo de Unión Fenosa, presenta en sus conclusiones seis condiciones cuyo cumplimiento permitirían dar luz verde a la operación. La primera de estas condiciones exige que Gas Natural "asuma como propio el plan desarrollo de la red de distribución de electricidad, ajustándose al menos a las cifras de inversión aportadas por Iberdrola para el periodo 2003-2006. La segunda, que "Gas Natural asuma como propios todos los compromisos de inversión de Iberdrola reflejados en el documento Planificación de los sectores de electricidad y gas. Desarrollo a las redes de transporte

2002-2011, aprobado en Consejo de Ministros. La tercera condiciona la "operación a que Gas Natural asuma como propios los compromisos de inversión de Iberdrola en régimen especial"; la cuarta, que la sociedad ofertante "mantenga los ratios de endeudamiento actuales en empresas distribuidoras como garantía de que se van a realizar las inversiones en distribución de gas".

La quinta condición exigía que "la empresa resultante" no pudiera ser "distribuidor de gas y de electricidad en la misma zona geográfica". Y, finalmente, la sexta condición consistía en que el plan de desinversiones que afectaba a redes de distribución, "debería respetar que las zonas objeto de desinversión tuvieran una calidad de servicio al menos alineada con la calidad de servicio media de Iberdrola".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de mayo de 2003