MOLÉCULAS

Satélite en el océano

El satélite astronómico Beppo-Sax, un telescopio de rayos X italo-holandés, acabó sus días la semana pasada al caer en el océano Pacífico, al noroeste de las Islas Galápago, siete años después de su lanzamiento y una vez concluida la misión. El regreso a la Tierra del observatorio sin producir daños, supuso un alivio para la Agencia Italiana del Espacio (ASI), que había advertido a 39 países que el Beppo-Sax podía caer en su territorio. Este observatorio, que había sido apagado hace un año, pasará a la historia sobre todo por haber detectado medio centenar de estallidos de rayos gamma.

Bacteria restauradora

Científicos de la Universidad de Granada están estudiando el uso de una bacteria común del suelo para restaurar elementos ornamentales de edificios monumentales. Los investigadores han descubierto que el Mysococcus xanthus precipita la calcita creando un biomaterial similar al cemento que recrece sobre el material dañado sin bloquear los poros de la piedra original, lo que favorece su conservación. Este material soporta la erosión, la disolución y los ataques de lluvia ácida y el microorganismo desaparece tras terminar su misión.

Misión a un asteroide

Una nave japonesa partirá el próximo viernes en un largo viaje que le llevará hasta un pequeño asteroide a unos 290 millones de kilómetros. La Muses C pretende ser la primera misión de ida y vuelta a un asteroide y volverá con una muestra de pocos gramos de este cuerpo celeste, muestra que se recogerá en una especie de embudo tras disparar un pequeño proyectil sobre la superficie. Serían las primeras muestras de rocas del espacio desde que se trajeron las últimas de la superficie lunar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 06 de mayo de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50