Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El movimiento hotelero experimentó un leve retroceso del 1,9% en el primer trimestre

La Junta relativiza los datos al no incluir 2003 la Semana Santa y atisba tendencias positivas

La actividad turística en Andalucía experimentó en el primer trimestre del año un descenso moderado respecto al mismo periodo del año anterior, con un 1,98% menos de visitantes y una caída de casi un 3% en el número de pernoctaciones en hoteles, evolución similar a la que ha tenido el sector en el conjunto de España. El retroceso no resulta significativo para la Junta de Andalucía, ya que los datos están condicionados por el efecto Pascua -el año pasado la Semana Santa cayó íntegramente en marzo-, y sus previsiones vaticinan nuevas tasas de crecimiento positivo en los próximos meses.

Según los datos del Sistema de Análisis y Estadísticas del Turismo en Andalucía (Saeta), los hoteles andaluces registraron entre enero y marzo a 2.177.379 clientes, el 60% de ellos españoles, que produjeron 6.219.527 pernoctaciones. Pese a los moderados descensos del 1,98% y del 2,85% respectivamente en estos parámetros, el viceconsejero de Turismo y Deportes, Javier Aroca, sostiene: "Podemos permitirnos un moderado optimismo porque hay datos muy positivos que pueden ser indicativos de lo que suceda a lo largo de un año que se presenta con muchas incertidumbres".

La consejería reconoce que las comparaciones entre los primeros trimestres de 2002 y 2003 no son indicativas por no incluir en éste último la temporada de Semana Santa. La importancia de este dato llega a tal punto que en el mes de marzo se invirtió por completo el comportamiento apuntado en los dos primeros meses, con un descenso del 8,45% en la llegada de turistas y del 10,83% en las pernoctaciones en hoteles.

Los resultados de enero y febrero sin embargo mostraban un mantenimiento del crecimiento sostenido del mercado nacional y dejaron signos de recuperación de los mercados internacionales. En enero por ejemplo los hoteles andaluces alojaron 193.868 clientes extranjeros, un 8,3% más que en enero de 2002. En los dos años anteriores, el primer trimestre había dejado unos considerables descensos en el flujo de turistas no residentes en España.

La bonanza que supuestamente ocultan los datos del trimestre estaría avalada además, según la consejería de Turismo, por el buen comportamiento del sector en la pasada Semana Santa, en la que según Saeta hubo un incremento del 6,6% en el movimiento turístico, dato al que Aroca añade como "muy significativo" el aumento del 17% en los vuelos que operaron en los aeropuertos andaluces.

De todas formas, Aroca apela a la moderación a la hora de considerar los aspectos favorables de la tendencia y recuerda que hay incertidumbres que no acaban de despejarse como la evolución de la economía alemana o los apuntes de frenazo en la británica, justamente los dos países que más turistas emiten a Andalucía.

La evolución de la actividad turística es desigual en los principales destinos españoles. Andalucía y Canarias registraron descensos similares y en la misma magnitud que la media nacional, Cataluña registró un 3,5% menos de turistas y Baleares sigue sumida en su particular crisis y conoció en el primer trimestre una nueva caída del 24%. Sólo la Comunidad Valenciana y Madrid tuvieron un primer trimestre mejor que en 2002.

También son desiguales los datos en los distintos destinos andaluces. Almería fue la provincia con mejor comportamiento, con un incremento del 13,5% en los turistas y del 9,2% en las estancias hoteleras en el primer trimestre. También arrojaron resultados positivos las provincias de Granada (2% más de visitantes) y Huelva (3,3%), que vuelve a confirmar la pujanza que ya mostró el año anterior.

Los hoteles de las otras cinco provincias registraron un descenso en su demanda aunque en magnitudes muy dispares entre el 13,5% de Jaén y el 0,6% de Sevilla. En medio quedan Córdoba (-7%), Cádiz (-5%) y Málaga (-4,8%).

Uno de los datos que confirman la consolidación de la actividad turística en la comunidad autónoma es la estabilidad del empleo, que creció entre enero y marzo un 0,59% pese a no incluir este año la temporada de las vacaciones de Semana Santa. La ocupación media de plazas fue del 41,4%, dos puntos inferior a 2002.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de mayo de 2003