Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES 25M | La batalla por Madrid

Las elecciones marcan la celebración del Día de la Comunidad de Madrid

El PP teme perder el Gobierno regional después de los comicios del 25-M

La proximidad de las elecciones del día 25 tiñeron de política la festividad del Dos de Mayo. Durante la recepción ofrecida por Alberto Ruiz-Gallardón, actual presidente y candidato popular a la alcaldía, varios de sus compañeros de partido, incluso alguno de los 11 consejeros, reconocieron más o menos abiertamente su temor a perder el Gobierno regional después de haberlo ostentado durante ocho años. Los líderes del PSOE e IU, con cierta euforia, pronostican que habrá "cambio" en el Ejecutivo autónomo. Los dirigentes del PP son mucho más optimistas respecto al Ayuntamiento.

Agridulce y politizada. Estas dos palabras son las que mejor definen el ambiente que se vivió ayer en la Real Casa de Correos, sede de la presidencia de la Comunidad Autónoma de Madrid, durante la recepción que ofreció el presidente saliente, Alberto Ruiz-Gallardón, para celebrar el día grande de la región. Agridulce porque el presidente sabe que, de momento, su trabajo al frente del Gobierno regional está a punto de llegar a su fin.

Politizada, por la cercanía de las elecciones autonómicas y municipales; por las sensaciones que en ambos bandos han generado las últimas encuestas publicadas. Éstas otorgan mayoría absoluta a Ruiz-Gallardón en la que sería su nueva etapa al frente del Ayuntamiento y, de ser acertadas, supondrían la pérdida de la Comunidad, que pasaría a ser gobernada por el candidato socialista, Rafael Simancas, probablemente con apoyo de Izquierda Unida.

La cabeza de lista del PP para la presidencia de la Comunidad, Esperanza Aguirre, haciendo honor a su nombre, confesó que "espera ser la primera mujer" que se convierta en presidenta y continuar con la "gran transformación que se ha producido en Madrid" durante el mandato de Ruiz-Gallardón. "Las mujeres, que hemos ido alcanzando diferentes puestos en la política, no hemos tenido ocasión de ser elegidas presidentas de ninguna comunidad autónoma. Yo espero ser la primera", sentenció Aguirre. Ella no hace mucho caso de unas encuestas que, por el momento, le dan como perdedora frente a una hipotética alianza PSOE-IU.

Aguirre resaltó que, según los sondeos, le faltan pocos escaños para conseguir la mayoría absoluta en la Asamblea de Madrid (que en la próxima legislatura estará formada por 111 diputados). Pío García Escudero, presidente del PP de Madrid y número dos al Ayuntamiento, afirmó: "Tengo la seguridad de que vamos a ganar en el Ayuntamiento de Madrid, en la Comunidad y en muchos pueblos. Confío en la madurez y en la sabiduría de los madrileños".

Sin embargo, varios dirigentes del PP presentes en la celebración no podían ocultar su preocupación por la probabilidad de que los resultados electorales no sean suficientes para retener en sus manos el Gobierno regional.

Rafael Simancas, candidato socialista a la presidencia de la Comunidad, tampoco cree en las encuestas, pero no oculta su convencimiento de que tomará posesión de ese cargo el 1 de junio, precisamente el día en que cumple 37 años. "Espero que los ciudadanos de Madrid me otorguen su confianza", declaró.

Prisiones y seguridad

El candidato de Izquierda Unida a la Comunidad, Fausto Fernández, sabe que su coalición será clave en el resultado final de las próximas elecciones y sabe, también, cuáles son las tres cuestiones irrenunciables para su formación en un hipotético pacto de gobierno con los socialistas. "En primer lugar, queremos que se gobierne de otra manera, contando con el ciudadano; en segundo, que la iniciativa pública se convierta en el motor del nuevo Gobierno y para terminar, que se dote a la Comunidad de unos servicios públicos de calidad". Más allá fue Fernández, que solicitó que se reforme el Estatuto de Autonomía de tal forma que la Comunidad de Madrid asuma las competencias en materia de "prisiones y seguridad ciudadana".

El socialista Simancas aseguró que en caso de hacerse con el sillón que ahora ocupa Ruiz-Gallardón implusaría una nueva etapa en la que las "modificaciones y nuevas redacciones de la Ley de Capitalidad, el reglamento de la Asamblea de Madrid y el Pacto Local" serían definitivas en la Comunidad. Asimismo, afirmó que su intención es "definir las relaciones de la Comunidad autónoma con el Estado, el resto de comunidades y con Europa" y confirmó que su Gobierno "desarrollará la vocación de servicio público" en todas las materias que interesan a los ciudadanos, tales como vivienda, seguridad, educación y sanidad.

Ruiz-Gallardón aseguró que entregará el relevo a la persona que los ciudadanos designen en las urnas el próximo 25 de mayo para sucederle en el cargo "sin nostalgia" y "mirando hacia delante".

Ruiz-Gallardón evitó pronunciarse sobre la posibilidad de que su nombre entre en las quinielas de la sucesión del presidente del Gobierno, José María Aznar. "Nunca he dicho que no a nada que me haya propuesto mi partido, pero nada me podría proponer que a mí me hiciera más ilusión que ser alcalde de Madrid", dijo. Además, agradeció a Ana Botella, número tres de la lista al Ayuntamiento, su apoyo en la candidatura.

Las primeras voluntades de los candidatos

Esperanza Aguirre, Rafael Simancas y Fausto Fernández, candidatos del PP, PSOE e IU, respectivamente, a suceder en la presidencia de la Comunidad al popular Alberto Ruiz-Gallardón, revelaron ayer, durante los actos de celebración del Dos de Mayo, día de la Comunidad, las que serán sus primeros actos de gobierno en caso de que los ciudadanos les otorguen su confianza en las próximas elecciones.

Aguirre aseguró que su primera decisión sería "nombrar al Gobierno, a las personas que van a ser las encargadas de cuestiones tan importantes como la cultura, la educación y la sanidad".

Simancas aseguró que su prioridad serán los madrileños. "Mi primera medida consistirá, y lo digo precisamente hoy, abrir las puertas de este edificio [la Real Casa de Correos, sede de la presidencia de la Comunidad] a todos los ciudadanos. Incluso crear una oficina de información al ciudadano en este patio donde se desarrolla esta fiesta. Incorporar a los madrileños a los actos institucionales y crear un programa de actos lúdicos mucho más participativo".

Por su parte, Fernández afirmó que, de convertirse en el nuevo presidente autonómico, impulsaría "una modificación de la Ley del Suelo para que las instituciones pudieran crear esas 100.000 viviendas sociales, de las que la mayoría serían para los jóvenes".

Los aspirantes a la alcaldía de Madrid también expresaron las que serán sus primeras medidas en caso de alzarse con la victoria el próximo 25 de mayo. Alberto Ruiz-Gallardón aseguró que haría "lo mismo" que hizo en 1995 cuando fue elegido por primera vez presidente de la región: "Construir un proyecto de modernidad para Madrid".

La candidata socialista, Trinidad Jiménez, aseguró que su primer compromiso, "por coherencia", será con la seguridad ciudadana. "Lo primero que haré será reunirme con la Junta Local de Seguridad, así como pedir una reunión con el ministro del Interior para reclamarle y pedirle que impulse las medidas necesarias para acabar con este problema. En lo que va de año, ya contabiliza la cifra récord de 45 muertes violentas. Además de poner en marcha las políticas que devuelvan a la Policía Municipal la sensación de que son los verdaderos garantes de la seguridad".

La candidata de Izquierda Unida, Inés Sabanés, avanzó sus intenciones: "Iniciar con carácter inmediato la descentralización política, de tal forma que sepamos con qué presupuesto contamos y cómo tendremos que actuar en el Ayuntamiento".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de mayo de 2003

Más información