_
_
_
_
EL CONFLICTO DE SINTEL

CC OO responsabiliza a dirigentes críticos de alentar el conflicto

Los miembros de la dirección de CC OO que apoyan a José María Fidalgo creen que detrás de la agresión contra el líder de la central hay "responsables políticos". Acusan de haber alentado el conflicto de Sintel a los dirigentes de los dos sectores críticos en pugna con Fidalgo: Rodolfo Benito, Javier López y Agustín Moreno. Estos dirigentes califican de "miserable" la acusación y que se utilicen los hechos violentos del jueves en los debates internos.

Más información
El ex trabajador de Sintel que agredió a Fidalgo se entrega a la policía
CC OO sanciona a los dirigentes de la Asociación Sintel por la agresión a Fidalgo

Los responsables del sindicato que fueron testigos de la agresión a Fidalgo afirmaban, nada más producirse los hechos en la Puerta del Sol de Madrid, que el conflicto de Sintel se ha convertido en "una situación incontrolada e intolerable que hay que cortar de raíz". Asimismo, sostenían que las acusaciones contra el sindicato son inciertas, porque se han cumplido los acuerdos y es la Asociación de Trabajadores de Sintel la que ha rechazado las ofertas de empleo para su recolocación.

Todo ello lo analizarán el próximo martes en el secretariado confederal (la cúpula de la central), así como el lunes en la ejecutiva del Metal, federación en la que están encuadrados los afiliados de Sintel, y que abrirá un expediente a Adolfo Jiménez y otros miembros de la asociación, que puede derivar en su expulsión de la central.

El máximo responsable de organización, José Luis Sánchez, avanzaba ayer que "en el secretariado valoraremos qué ha pasado y si se adopta alguna medida". Él coincide con Fidalgo en que "el culpable no es el agresor, sino los responsables políticos que vienen alentando el conflicto desde hace meses", y que ha desembocado en la agresión contra Fidalgo, con intentos previos contra el líder del sindicato, así como contra los dirigentes del Metal, Ignacio Fernández Toxo y Ramón Gorriz; y contra la secretaria de la mujer, Rita Moreno, y su marido, antiguo trabajador de Sintel y uno de los 244 que han aceptado la recolocación en empresas del sector de telecomunicaciones.

"Responsables políticos"

Ni Fidalgo ni Sánchez han querido concretar quiénes son esos "responsables políticos e inductores intelectuales", que proceden de la dirección de la central. Sí les han puesto nombres y apellidos los líderes de Metal y Banca, Ignacio Fernández Toxo y María Jesús Paredes. Según Paredes, "son los que han acudido a las manifestaciones de Sintel, en las que se ha acusado al sindicato del incumplimiento de los acuerdos, y allí estaban Rodolfo Benito, Javier López y Agustín Moreno". Toxo sostiene que "el Primero de Mayo saltó públicamente el conflicto en toda su crudeza, pero se viene gestando desde hace tiempo, y lo vienen apoyando gente del sindicato, como Rodolfo Benito, Javier López y un tercero al que no le voy a poner nombre todavía". La razón de que hayan dado "cobertura material y política" es, a su juicio, alentar una crisis "para desalojar a Fidalgo de la dirección". Disculpa en cambio a Agustín Moreno, porque en su caso "se apunta a todas las causas perdidas".

Rodolfo Benito y Javier López se defendieron ayer asegurando que esa acusación responde a "una actitud miserable". Benito no esperaba que "se utilizasen los hechos del jueves para nuevos ajustes internos, porque nada tienen que ver con el debate en el sindicato". Ha salido en defensa de Sintel porque "hay un problema y hay que darle soluciones" y avanza que no va a tolerar ningún tipo de insidia y exigirá que "quien tenga acusaciones las traslade a la dirección". Javier López asegura que ha prestado los locales a petición del Metal y no ha alentado nada: "He defendido que este tema quedó mal cerrado y hay que darle soluciones". El sector de Moreno difundió un comunicado de condena a la agresión sufrida por Fidalgo, pidió que no se criminalice a todo el colectivo de Sintel y que se busque una solución definitiva.

José María Fidalgo con el rostro ensangrentado, tras la agresión que sufrió el Primero de Mayo.
José María Fidalgo con el rostro ensangrentado, tras la agresión que sufrió el Primero de Mayo.BERNARDO PÉREZ

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_