Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA VISITA DEL PAPA | Los gestores del viaje del Pontífice

530 curas vascos defienden la autodeterminación en una carta a Juan Pablo II

530 sacerdotes de las diócesis de Bilbao, San Sebastián, Vitoria, Pamplona-Tudela y Bayona (Francia) han firmado una carta que la semana pasada enviaron al Papa, a través de la Nunciatura en España, en la que defienden el derecho de autodeterminación de los vascos y sostienen que el origen de la violencia en Euskadi reside en "un conflicto producido por la falta de reconocimiento de nuestros derechos colectivos". Los curas sostienen que el "paso decisivo hacia la reconciliación y la paz" sería la asunción del "derecho a la existencia de nuestro pueblo en las formas políticas democráticamente expresadas".

"Una de las formas más dramáticas de discriminación consiste en negar a grupos étnicos y minorías nacionales el derecho fundamental a existir como tales", añaden. Tomando como referencia unas palabras de Pablo VI, los curas agregan que "hasta que los derechos de todos los pueblos, incluidos el de autodeterminación y el de independencia, no sean debidamente reconocidos y honrados, no podrá haber paz verdadera".

Los 530 clérigos -las diócesis de las tres provincias vascas y Navarra suman algo más de 1.700 sacerdotes, según datos de 2000- no hacen ninguna referencia directa a ETA, aunque dicen reprobar "toda clase de terrorismo y, de manera especial, el ejercido desde el poder y dirigido por los Estados".

"La Cruzada"

A renglón seguido, atribuyen el "origen de las violencias terroristas actuales" a la rebelión franquista, la Guerra Civil, "bendecida como Cruzada por la Iglesia" y la dictadura posterior. Los firmantes confían en que el Papa promueva en su visita a España "esa voluntad política para superar todas estas situaciones de sufrimiento". La carta, publicada ayer en el diario Deia, próximo al PNV, suscitó las críticas inmediatas de populares y socialistas.

Por su parte, Cristianisme al Segle XXI, que agrupa a 15 entidades cristianas de base en Cataluña, ha hecho pública una carta dirigida al Papa en la que se queja de los obstáculos que pone el Episcopado español para la constitución de una Conferencia Episcopal Catalana "fuerte", y reclama que los nuevos obispos de Vic y Barcelona sean "dialogantes y conocedores de la cultura catalana".

El documento afirma que la Conferencia Episcopal Española (CEE) "ha procurado en los últimos años acabar con la línea propia de la Iglesia Catalana y forzar una asimilación de los postulados, las formas y el talante que profesan otras iglesias españolas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de mayo de 2003