Vivendi abandonará las actividades de cine, televisión y ocio en EE UU

El actual presidente se compromete a eliminar la deuda de 36.000 millones que dejó Messier

Vivendi Universal venderá sus activos de cine y televisión en EE UU tan pronto como le sea posible, según confirmó ayer su presidente, Jean-René Fourtou, ante 2.000 accionistas reunidos en junta general en París. El máximo ejecutivo diseñó un panorama para el año próximo en que el grupo habrá vendido los estudios Universal, las televisiones por cable y los parques de atracciones, además de liquidar la participación del 20% que le queda en Veolia Environnement, nuevo nombre con el que se conocerá a partir de hoy a la empresa de obras y servicios que dio origen a Vivendi. Con todo ello espera reducir casi a cero la deuda de 36.000 millones de euros acumulada por su antecesor, Jean-Marie Messier.

La aceleración de las ventas implica el desmoche definitivo del árbol de 6.000 empresas organizado por Messier y la voluntad de centrarse en las telecomunicaciones y en Canal Plus. La única duda importante se refiere a la música, sector del que Fourtou no ha decidido aún si debería salir -"no tengo ninguna buena oferta de compra", aclaró- o mantenerse. El objetivo es abandonar también los negocios que el grupo aún tiene en Internet. Las acciones de Vivendi Universal subieron ayer un 1,4% en la Bolsa de París.

El presidente de Vivendi eludió dar precios de las operaciones de venta que piensa realizar, pero mencionó la cifra de 7.000 millones de euros "por lo menos" como contrapartida de las cesiones que espera cerrar este año, de los cuales 2.000 millones corresponden a transacciones ya comprometidas. Y si en 2002 se registró una pérdida récord de 23.300 millones de euros, para 2003 esbozó el objetivo de obtener un resultado positivo "antes de elementos excepcionales", matizó.

"¿Qué hacemos nosotros, los franceses, intentando producir cine norteamericano en Los Ángeles?", preguntó Fourtou a los accionistas, para defender delante de ellos, por primera vez, la contundente rectificación decidida respecto a la estrategia de expansión de su predecesor.

Indemnización

Las alusiones a Messier, a quien Fourtou sucedió hace diez meses, no provocaron ayer simpatía alguna entre los accionistas, que aplaudieron a Fourtou cuando éste aseguró que no se ha pagado ni se pagará indemnización alguna al ex presidente, una diferencia notoria con los abucheos dedicados a su antecesor en la junta general del año pasado.

Por el contrario, se han pagado 1,4 millones de euros a Xavier Coutoure por dejar la presidencia de Canal Plus Francia, en la que permaneció poco más de un año, cantidad que incluye la suma prometida a éste por Messier cuando le contrató.

La venta de los activos estadounidenses no constituye una sorpresa para los observadores del sector, que especulaban con ella desde hace semanas. El presidente de Vivendi calificó de "ilusorio" pretender la gestión desde París de los activos agrupados en la división Vivendi Universal Entertainment, que comprende los estudios Universal, una presencia en televisiones por cable y una serie de parques de atracciones, todo ello comprado por Messier al grupo Seagram. De este último proceden también las propiedades de Vivendi en la música, cuyo futuro no está decidido, en un sector al que Fourtou ve afectado por la piratería de las obras musicales.

El presidente de Vivendi confirmó igualmente la intención de vender el 20% de la participación que le resta en la empresa francesa de obras y servicios públicos que dio origen al grupo, antes de que termine 2004. Otro 20% de esa misma empresa ha sido ya vendido, lo mismo que los activos de edición y prensa, todo ello sacrificado el año pasado en el altar de los acreedores ante la amenaza de suspensión de pagos que pesaba sobre Vivendi Universal cuando Fourtou se hizo cargo de la presidencia, el 4 de julio pasado. A pesar de la recuperación de la confianza de los bancos, las agencias de calificación de deuda todavía no han levantado a Vivendi Universal una valoración equiparable a la de los "bonos basura", según Fourtou.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 29 de abril de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

iAhorro

Lo más visto en...

Top 50