Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rendición italiana en Metrovacesa

Tras tres meses de batalla, las sociedades italianas Caltagirone y Marchino han tirado la toalla en su intento por hacerse con el control de Metrovacesa. El lunes lo anunciaron, tras cerrarse el periodo de aceptación de su OPA a la que sólo manifestaron su intención de acogerse los titulares del 23,23% del capital.

Una vez más Joaquín Rivero, presidente de Bami y Metrovacesa, se ha salido con la suya y puede reemprender su proyecto de fusionar ambas inmobiliarias. Los perdedores, además de los italianos, son los pequeños accionistas de Metrovacesa, según algunos analistas, que se quedaron ayunos en junio de la prima del 60% que Bami pagó al BBVA por el paquete de control del grupo y que ahora no han podido vender sus títulos a 27 euros (el viernes cerró su cotización a 22,22 euros).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 27 de abril de 2003