Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La suerte de Rivero

Bami pagó 36,55 euros por acción de Metrovacesa a finales del pasado año, y la aparición de la OPA conjunta de Quarta y Astrim a 27 euros la acción ha puesto en peligro los planes de Joaquín Rivero, presidente de Bami, de fusionar ambas compañías y lograr, nuevamente, que el pez chico (Bami) se comiese al grande (Metrovacesa).

En estos tortuosos terrenos de las OPA, Joaquín Rivero tiene una dilatada experiencia y mucha suerte. Nadie daba un duro cuando Bami lanzó una OPA sobre la Inmobiliaria Zabálburu que estaba en manos de Tabacalera. Una operación que también estuvo a punto de irse al traste y que luchaba contra la incredulidad de los analistas financieros por el pequeño tamaño de la compañía presidida por Rivero. Pero contra todo pronóstico pudo finalmente fusionar Bami con Zabálburu, con el apoyo financiero de varias cajas de ahorro que creyeron en el proyecto.

Ahora, nuevamente, Rivero se ha salvado de la OPA lanzada por los italianos y todo son prisas para fusionar con celeridad Bami y Metrovacesa y no tentar más a la suerte. Hasta ahora le ha acompañado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de abril de 2003