Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kortazar hace un repaso desde la nostalgia de la Banda Pott

El catedrático de Literatura Vasca de la Universidad del País Vasco (UPV) Jon Kortazar se ha permitido en su última obra Pott Banda un minuto de nostalgia. "El libro es una memoria personal, porque lo primero que publiqué apareció en la revista Pott", señaló en la presentación de un libro que rememora la iniciativa que a finales de 1977, en plena transición, tomaron un grupo diverso de entonces jóvenes escritores: Bernardo Atxaga, Manu Ertzilla, José Mari Iturralde, Ruper Ordorika, Jon Juaristi y Joseba Sarrionaindia. Entre ellos, dos premios nacionales de Literatura, Atxaga y Juaristi.

El libro, según las palabras de Kortazar, cuenta con dos partes. La primera rememora la revista que impulsó el grupo y unos años en los que se trataba de "unir a autores que escribían en euskera y castellano". La segunda parte es una semblanza, acompañada de un retrato a lápiz, de quiénes son ahora aquellos jóvenes que compartían aficiones y tertulias, y que "comenzaron a presentarse a premios para financiar" su aventura.

Kortazar, crítico literario de EL PAÍS, en un libro integramente en euskera, quiere recuperar la "memoria histórica". La obra viene a ser un catálogo de la exposición que en octubre y noviembre de 2001 recordó en la biblioteca Bidebarrieta a la banda Pott y coincide con el 25 aniversario de su creación. Editado por el Ayuntamiento de Bilbao, tiene un precio de 15 euros en las librerías.

Revisión del pasado

Los miembros del grupo, que comenzaron a editar la revista en 1978, tenían en el Casco Viejo de Bilbao su laboratorio de ideas y encuentros gastronómicos. Sacaron seis números a la calle y el cierre llegó con la disolución del grupo en el verano de 1980, cuando Atxaga marchó a Barcelona a estudiar Filosofía, Iturralde a San Sebastián y Ordorika terminó el servicio militar y se sumergió en la música. Kortazar aseguró que la obra es un trabajo profundo que va más allá de la divulgación. Así, hace un análisis de las letras de las canciones de Ordorika como si fueran poesías.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de abril de 2003