PP y PSE no logran cerrar el paso al Observatorio de Ibarretxe

Batasuna se reserva su postura final tras facilitar que pase a comisión

El PP y el PSE vieron ayer derrotadas en comisión sendas enmiendas a la totalidad que pedían la devolución al Gobierno del proyecto de ley de creación del Observatorio de Derechos Humanos, una de las iniciativas estrella del lehendakari Ibarretxe en la presente legislatura. Sozialista Abertzaleak, el grupo de la ilegalizada Bagasuna, pese a haber mostrado su oposicion al observatorio, no planteó tampoco su devolución y al no asistir ayer a la sesión de la Comisión de Derechos Humanos facilitó la continuación del trámite parlamentario. En todo caso se reserva su voto, decisivo para el futuro del proyecto, para la discusión final en el pleno.

La creación del Observatorio fue anunciada por el lehendakari en su discurso de investidura y encargço su diseño al ex director general de la Unesco Federico Mayor Zaragoza. La representante del PNV en la comisión, Nerea Antia, resaltó ayer como uno de sus valores que el Gobierno no haya movido "ni una coma" de la propuesta entregada por el autor. Mayor Zaragoza, pese a todo, no presentó el proyecto con Ibarretxe, pese a haber estado anunciada esa comparecencia conjunta hasta el tres ocasiones y anunció luego que no dirigirá el organismo. Al Observatorio se le asigna un presupuesto de 1,6 millones de euros.

En sus argumentaciones contra el proyecto, el PP y el PSE lo tacharon ayer de innecesario e insistieron en que invade competencias de otras instituciones como el Ararteko, extremo éste que niegan los partidos del Gobierno, y que resta protagonismo a la Cámara autonómica.

El socialista Víctor García criticó a Ibarretxe por haber llevado al Parlamento el proyecto sin intentar antes consensuarlo con la oposición. Adujo también que crea una estructura por encima de las instituciones estatutarias, que será puesta al servicio del Gobierno y del lehendakari y que viene a "blindar" a ambos y a "eximirlos de adoptar medidas activas contra ETA". "El problema del terrorismo no se aborda creando observatorios más o menos exóticos", dijo García, para quien el nuevo organismo tiene como fin realizar informes que avalen la idea de que hay un problema político que es el origen y la razón de la violencia de ETA.

El portavoz del PP, Carlos Urquijo, coincidió en lo innecesario del organismo: "No hay nada que observar. Todos sabemos que es ETA quien vulnera los derechos humanos". Urquijo achacó al Gobierno partir de la premisa falsa de que faltan instrumentos para combatir a ETA, cuando lo que a su juicio ocurre es que el Ejecutivo autonómico "no tiene voluntad para aplicar esos instrumentos" y se niega a usar todos los mecanismos del Estado de Derecho para ello. "No quiren acabar con ETA, no quieren su derrota", insistió. Los grupos del Gobierno dijeron no entender la oposición de PP y PSE al proyecto, que calificaron de "impecable", y el representante de IU les acusó de presentar unas argumentaciones "tendenciosas" y plagadas de "incoherencias".

Por su parte, la ponencia de Víctimas del Terrorismo decidió abrir una nueva tanda de comparencencias tras las elecciones, después de recibir ayer la propuesta de dictamen provisional elaborada por su presidente, el peneuvista Iñigo Urkullu.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS