GUERRA EN IRAK | El sur

Oficiales británicos designan a un jeque de Basora para dirigir la ciudad

La falta de agua y los saqueos desesperan a los habitantes de la capital del sur de Irak

Las fuerzas británicas han pedido al jefe de una tribu iraquí que forme un comité para dirigir Basora, según declaró ayer un portavoz militar. "Hemos hablado con un jefe tribal local, un jeque", declaró a la prensa en Kuwait el coronel Chris Vernon. El militar se negó a desvelar la identidad del jeque, pero afirmó que se trata de una personalidad "de valor y con credibilidad". La principal ciudad del sur de Irak, mientras tanto, trata de reponerse al trauma de la guerra en medio de la desesperación por la falta de agua. El fin de los combates ha vuelto a llenar sus calles de gentes y coches.

Más información
Un tanque de EE UU mató a José Couso
Las fuerzas kurdas y estadounidenses se encuentran a 18 kilómetros de Mosul

"El comandante de División británica se reunió ayer con él. Constituirá una dirección en la provincia de Basora y le hemos pedido que forme un comité que considere representativo de la población local para crear una Administración civil", añadió el coronel Vernon.

En el segundo día de la ciudad bajo control de las tropas británicas, se vive en las calles una cierta excitación. El enorme retrato de Sadam Husein que presidía la avenida principal ha sido derribado y pisoteado, pero la gente mira con recelo a los soldados británicos. Muchos residentes, encolerizados con los invasores, afirman que son víctimas del vacío político, el caos y los saqueos que padece la ciudad.

"Hemos caído entre dos enemigos, Sadam y los británicos", afirma Osama Ijam, un estudiante de Medicina de 24 años, en el ruinoso Hospital General de Basora. "¿Esto es lo que llaman una liberación? Queremos nuestro propio Gobierno, nuestras leyes y nuestro orden", añade.

El hospital, como muchos de los edificios gubernamentales, tiendas y oficinas, ha sido saqueado en estos días. Según comentan los residentes, los que se han dedicado al robo y al pillaje son los habitantes de los suburbios, que viven en la miseria de la que han salido buena parte de los fedayin de Sadam, como método para superar la pobreza.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

"Cuando veo a mis colegas destruidos y saqueados delante de mis ojos, me pregunto por qué permiten [las tropas británicas] que esto pase. ¿Están aquí para ayudarnos o para ayudarse a sí mismas?".

Después de dos semanas de asedio, las fuerzas británicas se hicieron el lunes con el control de Basora. El coronel Vernon afirmó que el partido Baaz, en el poder en Irak, ya tan sólo es un recuerdo en Basora. "Basora es ahora libre y los últimos elementos del régimen baazista se han extinguido", añadió. Según él, las tropas británicas trabajarán desde ahora para impedir que se vuelvan a reproducir las escenas de saqueo protagonizadas durante los últimos días y en especial el lunes. Asimismo, explicó que si los soldados no intervinieron fue porque no querían enfrentamientos con la población.

"Esto no es la antigua Yugoslavia. No es Afganistán. Básicamente lo que vemos en Basora es una provincia donde funciona ampliamente la infraestructura civil", dijo Vernon para acallar las críticas a la falta de acción de las tropas frente a los saqueos. Asimismo, destacó que esperan poder entregar pronto la gestión de los asuntos cotidianos a los responsables locales y a la policía, siempre que no tengan relación con el partido Baaz.

No obstante, indicó que las tropas británicas se esforzarán en mejorar la calidad del agua potable y conseguir que se restablezca el suministro.

A pesar de estas declaraciones, el portavoz del Ejército británico en Qatar, coronel Al Lockwood, reconoció ayer que aún harán falta "algunos días" para controlar totalmente la ciudad. El objetivo, añadió, es desplegarse lo antes posible por toda Basora, con el fin de "garantizar la seguridad activa". "Necesitaremos aún algunos días antes de poder declararla segura", añadió. Anoche aún tenían lugar algunos combates.

Centenares de iraquíes cruzan por un puente construido con pontones en Basora.
Centenares de iraquíes cruzan por un puente construido con pontones en Basora.ASSOCIATED PRESS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS