Mayor alerta del riesgo de "emular lo peor" del nacionalismo vasco

El líder de los populares vascos, Jaime Mayor Oreja, adaptó ayer su discurso sobre el "fortalecimiento democrático" que necesitan, a su juicio, España y el País Vasco a los últimos ataques a las sedes y actos del Partido Popular tras el inicio de la guerra de Irak.

En una conferencia pronunciada anoche en el Club Siglo XXI -"Un proyecto político para España: el fortalecimiento democrático"- Jaime Mayor advirtió de los riesgos que correrá la sociedad española si cae en la "emulación de lo peor del nacionalismo vasco en otros puntos de España". Se trata, aseguró, de evitar "la emulación, según las circunstancias y los lugares, del modelo político y social y de las estrategias del PNV, o de la emulación del modelo de violencia social de Batasuna". En ese modelo "los radicales radicalizan a los moderados y se produce un compadreo creciente entre los nacionalistas y los violentos".

Esta línea de "emulación" ha sido iniciada, según Mayor, tanto por los firmantes del denominado Pacto de Barcelona como a partir de los últimos ataques al PP, de los que acusa a la "izquierda radical". Esa "parte de la izquierda" ha "llegado a la conclusión de que el fin justifica los medios y de que, en consecuencia, todo vale para tomar el poder". Y "entiende que la única manera de recuperar el poder en España es mediante una unión temporal de toda la izquierda con los nacionalismos". Esto se está viendo, dijo, en la oposición al Gobierno sobre Irak. "Es fácil unirse contra Aznar. Lo difícil es extraer, de ese maremágnum, de esa amalgama del anti, de ese caos, un proyecto político para España".

Cinco ejes

Cuando acabe la guerra, pronosticó Mayor, "los grandes problemas de España vendrán de su articulación interna". Y para ese momento pidió "un esfuerzo a la mayoría social que se articuló alrededor del PP en las últimas elecciones generales". Es decir, Mayor aprovechó su conferencia en el Club Siglo XXI para pedir el voto a los electores que dieron la mayoría absoluta al PP. Dijo que sólo así se logrará poner en marcha los cinco ejes del "fortalecimiento democrático" que necesita España.

El primero es derrotar a ETA, incluyendo desde luego a Batasuna. El segundo, "reafirmar y consolidar el constitucionalismo en el País Vasco", es decir, convencer al PSE para que sea junto al PP la "alternativa democrática" al nacionalismo vasco. El tercero, evitar esa "emulación" del modelo ETA-Batasuna-PNV fuera del País Vasco. Ese punto lleva al cuarto, obligar a la izquierda abertzale a "organizarse democráticamente sin la referencia de ETA". Y, por último, poner en marcha un proyecto alternativo al nacionalismo en el País Vasco, un proyecto que Mayor denomina "España", porque sólo "España puede devolver la libertad, la democracia y la confianza a la sociedad vasca".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Todo esto, aseguró, es "una tarea común" para la "mayoría social de españoles con sentido de Estado, con sentido de la historia y con sentido común".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS