Ruiz-Gallardón quiere abrir la aduana de Barajas "24 horas, siete días de la semana"

El presidente regional y candidato a la alcaldía por el PP, Alberto Ruiz-Gallardón, abogó ayer, durante la inauguración de la nueva sede administrativa de Mercamadrid, por ampliar la actividad de esa empresa municipal flexibilizando horarios. Ruiz-Gallardón se refirió, en concreto, a la necesidad de ampliar el horario de la aduana de Barajas a "24 horas al día, los siete días de la semana". El presidente regional recogía así una vieja demanda de la Asociación de Empresarios Mayoristas de Pescado.

Mercamadrid ocupa el segundo puesto en el comercio mundial de pescado, superado tan sólo por el mercado de Tokio, según enfatizaron en sus intervenciones el alcalde, José María Álvarez del Manzano, y Miguel Ramírez, presidente de Mercasa. Pero a pesar de ello, los mayoristas de pescado no pueden operar los fines de semana porque los inspectores de sanidad exterior destinados en Barajas concluyen su jornada, "de lunes a viernes, a las tres de la tarde. Los fines de semana, sólo hay un inspector que trabaja los sábados por la mañana", según explica Francisco Ferrer, presidente de los mayoristas de pescado.

"El problema radica en que hay aeropuertos, como el de Vitoria, Lisboa, París y Países Bajos que trabajan todo el día. Esto permite una mayor optimización de las instalaciones, mientras que en Madrid, los lunes no funciona el mercado para la venta al público", apunta Ferrer. "España es el gran comedor de pescado de Europa y necesitamos importar mercancía. A Barajas llegan productos de Chile, Namibia, Nueva Zelanda, Argentina y Suráfrica. Los fines de semana se puede contratar el transporte más barato y dar más fluidez a la entrada de mercancía", explica por su parte Miguel Ramírez.

Luis Blázquez, consejero de Economía, presente ayer en el acto, se "ha comprometido a negociar con las autoridades aduaneras la ampliación de horarios, pero aún no hemos podido establecer una normalidad. Mientras que en Barcelona, por ejemplo, se están abasteciendo de mercancía a través de los aeropuertos de Holanda", explica el presidente de Mercasa.

Se trata, en definitiva, de un problema de competitividad. La última memoria publicada de Mercamadrid, correspondiente al ejercicio 2001, refleja que la venta de pescado en la gran lonja de Madrid representó un volumen de 850 millones de euros. La merluza (19.568 toneladas), seguida de boquerones (17.347 toneladas) y sardinas (8.477 toneladas) fueron los productos más vendidos. En el marisco, los primeros puestos fueron acaparados por los mejillones (7.654 toneladas), chirlas (3.199 toneladas) y almejas (1.849 toneladas).

Las nuevas instalaciones de Mercamadrid han costado cinco millones de euros y añaden a las ya existentes 11.146 nuevos metros cuadrados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 01 de abril de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50