La oposición acusa al PP de usar el drama humano de la guerra para ocultar su "fracaso" en materia turística

El responsable de Turismo del PSPV-PSOE, Antoni Bernabé, indicó ayer que la actividad turística en la Comunidad Valenciana "se va a ver afectada" por la guerra en Irak, y por "la amenaza terrorista" que ésta genera. Asimismo, señaló que la guerra "a la que nos ha llevado el PP" está siendo utilizada como "excusa" para "justificar los malos resultados turísticos".

"El PP pretende ocultar su fracaso en materia turística utilizando el drama humano de la guerra", enfatizó Bernabé. Éste incidió en que la guerra "a la que nos ha llevado de forma autoritaria el PP está siendo ya utilizada como excusa para justificar los malos resultados obtenidos en la actividad turística desde que gobierna". Unos datos que, según dijo, "son producto de la incompetencia" del PP y "del fracaso de su gestión en los últimos ocho años".

Para el responsable socialista, la actividad turística valenciana "se va a ver afectada, como mínimo coyunturalmente, por el conflicto y, en especial, por la amenaza terrorista que genera". Un hecho, dijo, "que hasta la fecha habían negado los representantes del PP por activa y por pasiva".

Bernabé asegura que el PP en la Comunidad Valenciana "en lugar de trabajar para paliar la situación de crisis latente, se dedica a malgastar buena parte de los recursos públicos en su campaña electoral".

En este sentido, señaló: "La mitad del dinero asignado a la promoción turística de nuestra comunidad, 3,6 millones de euros, el PP se lo ha gastado en propaganda".

Según el responsable de Turismo del PSPV-PSOE, "es absolutamente intolerable, más en estos tiempos que corren, que el dinero de todos se destine a promocionar los intereses de un partido político antes que a defender una actividad fundamental para nuestra economía como es la turística". Se trata, dijo, de "un ejemplo más de lo poco que le importa al PP resolver los problemas de los ciudadanos". "Lo único que parece interesarle es perpetuarse en el poder", concluyó.

La Organización Mundial del Turismo (OMT) había advertido de que 2003 no será un buen año para el sector. Los socialistas consideran que los responsables de la política turística tendrían que haber abandonado su triunfalismo y haberse ocupado en adoptar medidas para que los efectos de la recesión se aprecien lo menos posible.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS